La Escritura nos ayuda a enfrentar el peligro

Dice la Biblia en Salmos 119: 109

«Mi vida está de continuo en peligro, mas no me he olvidado de tu ley.»

Enfrentar o luchar contra el mal y sus emisarios no esta exento de peligros para quienes deciden enfrentar con el bien la maldad porque, además de poner en riesgo su integridad, siempre existirá la tentación de actuar como ellos.

Las reacciones ante el peligro son de lo mas diverso. A veces las personas, además de huir, entran en un estado de conmoción e inseguridad que los lleva a profundas angustias y avasalladoras depresiones al pensar que morirán violentamente.

El salmista esta en peligro y serio. Lo quieren privar de la vida, pero en medio del caos y la desesperación se acuerda de la ley de Dios, en la que encuentra sustento y fortaleza.

Esta clase de conflicto existencial cambia radicalmente nuestra vida y puede llegar a presionarnos tanto que podemos olvidarnos de muchas cosas, hasta de la palabra de Dios.

Pero debemos tener presente que para esos terribles momentos y esas tormentosas horas, podemos descansar en promesas como: El te librará del lazo del cazador, de la peste destructora.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: