El hombre prudente

Dice la Biblia en Mateo 7:24

“Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.”

Muchos comentaristas dicen que el Sermón de la montaña constituye el corazón de las enseñanzas de Jesucristo. Los capítulos 5, 6 y 7 de Mateo serían suficientes para conocer las demandas del reino de los cielos, si el resto de su enseñanza no estuviera, por su rico contenido y amplia explicación de temas fundamentales de la vida cristiana.

Y es que casi cada tema abordado por el Señor estuvo acompañado de un ejemplo o comparación para que sus seguidores entendieran a cabalidad cada uno de los aspectos que quería comunicarles. Por ejemplo cuando habló del testimonio de la iglesia en la tierra dijo que era como la sal o como un lámpara.

O cuando habló de las riquezas, dijo que no se podía servir a dos señores que fue entendida por sus oyentes y así en cada una de sus exposiciones los ejemplos abundaron y al concluir su Sermón de la montaña no podía ser de otra manera: utilizó un ejemplo claro y sencillo para entender sus palabras.

Un hombre prudente que construye su casa sobre la roca es la comparación que Jesús utiliza para hablar de sus discípulos que oyen y obedecen lo que les ha explicado en los tres capítulos del evangelio de Mateo. El Señor dejó bien en claro que no basta oírlo es necesario obedecer sus palabras.

Los creyentes o seguidores de Jesús son prudentes cuando oyen y hacen lo que el Señor les ha enseñado. La prudencia es una de las grande virtudes que los hombres pueden cultivar porque les hace dar pasos seguros, pero con cuidado y difícilmente podrán tropezar porque cada una de sus acciones está perfectamente pensada y razonada.

Jesús quería y quiere que no sólo nos impresionemos con lo que él enseñó, sino que atendamos sus palabras con toda prontitud para vernos como ese hombre que al momento de decidir donde poner su casa, lo hizo justamente en el mejor lugar: sobre la roca en una clara muestra de sensatez y cuidado.

Un comentario en “El hombre prudente

  • el 10 junio, 2020 a las 10:22
    Permalink

    Muy buena esta enseñanza que nos deja Jesús en esta parábola

    Respuesta

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: