Dios nos conoce

Dice la Biblia en Salmos 103: 14

“Porque él conoce nuestra condición; se acuerda de que somos polvo.”

Dios conoce perfectamente al ser humano porque fue idea suya y hechura suya. En el huerto de Edén, dice el libro de Génesis, Dios tomó “polvo de la tierra y soplo en su nariz aliento de vida y fue el hombre un ser viviente”. El hombre fue creado del polvo o si se quiere mejor fue creado a partir del barro.

Cuando Dios castigó su desobediencia en el Jardín donde lo había puesto le dijo: “…hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás”, recordándole o mencionándole por primera vez como es que había llegado a existir sobre la faz de la orbe.

Nuestra incompetencia para servirle como él merece, nuestras múltiples y reiteradas equivocaciones, nuestras debilidades y flaquezas y nuestra obstinación y obcecación para obedecerle la sabe y la conoce porque nuestra naturaleza muchas veces nos derrota y nos hace pasar muy malos momentos.

Pero en su infinita misericordia, día a día, momento a momento y casi siempre nos extiende su mano para animarnos y reanimarnos. Su amor incondicional sobrepasa nuestra condición porque él entonces recuerda como somos y lo que somos: polvo que volverá al polvo y su compasión nos sustenta.

El salmo 103 nos conduce por la infinita piedad de Dios para con el ser humano, a pesar de no merecerla por sus pecaminosos e indignos actos. El ser humano se equivoca muchas veces, pero siempre que pide perdón Dios se lo otorga y la razón por la que el Señor olvida la maldad del corazón del ser humano es porque sabe perfectamente como son las personas.

Somos polvo que puede ser esparcido fácilmente, sin esfuerzo y sin grandes aspavientos, pero Dios lo sabe y nos extiende siempre sus brazos para unirnos a él y alcanzar la eternidad para la que también nos diseñó. Que gran bendición saber que Dios sabe lo que en realidad somos cada uno de nosotros.

Saber que Dios sabe lo que somos debe alentarnos para acercarnos a él porque el único que puede entendernos perfectamente es él. Él es nuestro Creador y puede explicarnos completamente porque nos ocurre lo que nos ocurre.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: