Bueno es cantar a Dios

Dice la Biblia en Salmos 92:1

“Bueno es alabarte, oh Jehová, y cantar salmos a tu nombre, oh Altísimo.”

El salmo 92 fue escrito para acompañar a los judíos en los miles de shabats que han tenido a lo largo de su historia. Algunos de ellos celebrados bajo la opresión más infame o bajo las circunstancias más adversas y también por supuesto en condiciones de gran bendición y paz del cielo únicas.

En ambos casos los hebreos comenzaban siempre su celebración leyendo este salmo que nos lleva a la reflexión y meditación sobre lo que representa la comunión con el Creador, nuestra importantísima relación con Él, pero sobre todo nuestra dependencia absoluta de su presencia en nuestra existencia.

La enseñanza de este salmo es vital para la vida espiritual: no importan las condiciones en las que estemos siempre será imperativo agradecer a Dios su bondad y por eso siempre será bueno cantarle, sin importar que las cosas marchen bien o marchen mal. Eso será siempre secundario, lo realmente importante es levantar nuestra voz delante de él con gratitud.

Cantar a Dios es bueno. Nos acerca a Él y nos permite reconocerlo como nuestra fuente de bien y nuestra motivo de algarabía y regocijo. El día de descanso hebreo era una oportunidad exquisita para celebrar jubiloso al Altísimo que gobierna con equidad y pastorea con su sabiduría infinita nuestra vida.

Los creyentes en Jesucristo tenemos todavía mayor gratitud para con nuestro Señor porque nosotros que antes no éramos pueblo y ahora hemos sido injertados en la nación santa de Dios y estamos también convocados a celebrar al Señor cantando salmos, himnos y canticos espirituales ya no solo un día, sino siempre.

Los creyentes que nos reunimos hoy para celebrar nos apropiamos con todo nuestro corazón de este hermoso salmo y decimos junto con el pueblo de Israel: bueno es alabarte, Señor y cantar salmos a tu nombre, oh Altísimo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: