Despojándonos de la pereza

Dice la Biblia en Proverbios 24:10

“Si fueres flojo en el día de trabajo, tu fuerza será reducida.»

Una impresionante historia de esfuerzo, tenacidad y determinación por encontrar un empleo ha conmocionado a los Estados Unidos en estos días. Aquí la historia:

Walter Carr, es un joven de 20 años de Alabama cuyo automóvil se descompuso la noche antes de comenzar un nuevo trabajo con la compañía de mudanzas Bellhops la semana pasada, y caminó toda la noche -alrededor de 32 kilómetros- para poder llegar a tiempo.

Tras intentar sin éxito que alguien lo llevara, Carr caminó hasta llegar a la ciudad de Pelham, Alabama, el sábado a las 4 de la madrugada. El joven estaba sentado en una acera, descansando de su viaje, cuando se le arrimó una patrulla de Policía.

Un oficial le preguntó qué estaba haciendo, y tanto él como sus dos compañeros policías se quedaron tan impresionados por lo que oyeron de Carr que lo invitaron a desayunar con ellos. Más tarde, lo llevaron a la casa de la mujer donde Carr debía ayudar a hacer la mudanza, y le contaron a la dueña lo que había sucedido.

Jenny Lamey, la mujer que se estaba mudando, luego escribió en su Facebook que había quedado maravillada con el espíritu de trabajo y determinación del joven, y la historia pasó a ser una noticia nacional. El CEO de Bellhops, Luke Marklin, quedó tan conmovido con la historia que le regaló a Carr un automóvil, su propio Ford Escape 2014.

Obviamente, la historia de Carr atrajo tanta atención porque es la excepción a la regla. Los expertos nos han dicho una y otra vez que los millennials son egocéntricos y están poco interesados en el trabajo. (Tomado de un artículo de Andrés Oppenheimer).

Si este joven se hubiera cruzado de brazos al descomponerse su unidad de motor, no habría obtenido como reconocimiento a su esfuerzo un vehículo como regalo. El día de trabajo no fue flojo y su fuerza se multiplicó y en el camino fue premiado inmediatamente por su esfuerzo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: