Salmo 75: Dios juzgará con ira a la tierra

Dice la Biblia en Salmos 75: 2-8

2Al tiempo que señalaré, yo juzgaré rectamente. Se arruinaban la tierra y sus moradores; Yo sostengo sus columnas. Selah Dije a los insensatos: No os infatuéis; y a los impíos: No os enorgullezcáis; No hagáis alarde de vuestro poder; No habléis con cerviz erguida. Porque ni de oriente ni de occidente, Ni del desierto viene el enaltecimiento. Mas Dios es el juez; A éste humilla, y a aquél enaltece. Porque el cáliz está en la mano de Jehová, y el vino está fermentado, Lleno de mistura; y él derrama del mismo; Hasta el fondo lo apurarán, y lo beberán todos los impíos de la tierra.
Dios juzgará con ira a la tierra

A) En el tiempo exacto

B) Porque es sustentador

C) Hace un llamado previo antes

D) Porque Dios enaltece y abate

E) Su copa de ira esta lista

Introducción

El salmo 75 es un anuncio del juicio que se avecina contra la tierra. Es un salmo profético que anuncia el justo juicio de Dios ya no solo sobre su pueblo sino sobre toda la tierra debido a la arrogancia, soberbia y altivez con que los seres humanos se conducen ofendiendo a Dios.

A) En el tiempo exacto

Dios enviará o comenzará su juicio en el tiempo justo. En el tiempo exacto. No antes no después, sino la mejor oportunidad. La frase “al tiempo que señalare” revela el compromiso de Dios de ejecutar su juicio. Así siempre se ha conducido Dios y así siempre se conducirà según descubrimos en juicios como el diluvio, Sodoma y Gomorra, Israel y Judá.

En todos esos casos vemos que Dios previno a las personas, a travès de Noé, Lot y Abraham y todos los profetas que hablaron en nombre de Dios para evitar la condenación, pero no fue escuchado.

B) Porque es sustentador

En Génesis 1:1 encontramos que el Creador del cielo y de la tierra es Dios. La Biblia nos lo recuerda una y otra vez. Y lo hace para que nunca perdamos de vista que la tierra y el universo tienen un dueño que de cuando en cuando reclama a los moradores de la tierra su olvido de esta verdad.

Dios quiere que nadie olvide esta verdad porque cuando juzga a los seres humanos lo hace bajo esa verdad. El es el dueño de todo lo creado y puede disponer de su propiedad como mejor le parezca. No tiene que pedir permiso a nadie, ni tiene que rendirle cuenta a absolutamente nadie.

Generalmente sus juicios obedecen a la ruina moral y espiritual de los hombres. Actúa siempre bajo esas condiciones. Una sociedad que le venera o que le teme recibe siempre su benevolencia, pero una sociedad impía lo único que recibe es su castigo.

C) Hace un llamado previo antes

Dios jamás enjuicia a nadie sin antes enviarle una amonestación. Es un Dios justo y sus juicios son también justos. Hace siempre un llamado y a veces muchos llamados al arrepentimiento. El caso de Noé es un vivo ejemplo. Los llamó por cien años a los hombres de la generación de Noé, pero ni así entendieron.

Los versos 4 y 5 son una convocación de Dios a deponer la soberbia y altivez. Un llamado a los arrogantes y a los malvados para que no hagan tanto alarde de su poder, ni sean tan insolentes al hablar.

Las decenas de profetas enviados a Israel antes del juicio son un testimonio fehaciente de que Dios no actúa por consigna, sino siempre con justicia.

D) Porque Dios enaltece y abate

Dios hace que algunos malvados se enaltezcan sobremanera, pero siempre lo hace para que su abatimiento sea extenso y prolongado y así mismo sea tan estruendoso que cuando caiga todos queden admirados.

El ejemplo de Jesús frente a Pilato es muy ilustrativo para entender que Dios encumbra a ciertos personajes con un propósito determinado.

E) Su copa de ira esta lista

El Señor tiene en su mano la copa de su ira con vino mezclado y fermentado, que es una figura retórica para señalar que su juicio es un juicio especial como es el vino del que habla. Un vino para una ocasión especial. Será para los impíos y no escaparán.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: