Los días de Lot

Dice la Biblia en Lucas 17: 28

“..como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban.”

La manifestación de Cristo o su segundo regreso tiene dos referentes: los días de Noé y los días de Lot. Dos personajes que vivieron en medio de una sociedad confrontada abiertamente con Dios. Ambos habitaron en generaciones que decidieron dar la espalda al Señor y los dos fueron los únicos que se salvaron del juicio de Dios.

Cuando Cristo habló de su retorno a la tierra dijo que sería como en los días de Lot. Lot vivió en Sodoma y Gomorra, dos de las ciudades más pervertidas de las que existieron en la antigüedad. Estas dos ciudades fueron violentas, pero sobre todo pervertidas e inmorales en su vida sexual.

El relato que encontramos en el libro de Génesis nos permite distinguir la degradación en la que habían caído los moradores de ambos pueblos. Ni jóvenes ni viejos tenían dominio propio de sus deseos. Todos ellos daban rienda suelta a sus denigrantes inclinaciones, sin límite y sin freno.

Jesús dijo que ellos llevaban una vida “normal”. Nada parecía preocuparles hasta que Lot salió de esas ciudades y fueron destruidas por Dios. En un juicio por demás oportuno. No hay que olvidar que el Diluvio había ocurrido siglos antes, pero la conducta de los habitantes de esas ciudades se desvió.

Jesús dijo que cuando el regresara la sociedad estaría igual que en los días de Lot y por lo que vemos en el mundo su regreso ya no está tan lejano. El matrimonio entre personas del mismo sexo parece asentarse en diferentes puntos de la tierra y junto con ello la adopción de niños.

Pero quizá la señal inequívoca que vivimos tiempos insólitos es la marcha por el llamado orgullo gay en Jerusalén. Judíos promoviendo la libertinaje sexual en tierra santa parece una contradicción enorme, pero finalmente forma parte del devenir de la humanidad antes de que Jesús vuelva de nueva cuenta a la tierra.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: