Lamec y sus dos mujeres

Dice la Biblia en Génesis 4: 19

“Y Lamec tomó para sí dos mujeres…”.

De acuerdo al libro de los principios el primer hombre que tuvo dos mujeres en vida fue uno llamado Lamec. El talante o personalidad de este personaje lo encontramos descrito en los siete versos que la Escritura le da y nos permite vislumbrar un ser arrogante, pegado de sí mismo y homicida.

De acuerdo a la interpretación hebrea de este texto: “Así era la costumbre (tener dos esposas) seguida por la generación que precedió al diluvio…”, una costumbre que de ningún modo fue la voluntad de Dios porque el Señor había creado a Adán y Eva como una sola pareja. No había creado a un Adán y dos evas o una Eva y dos adanes.

Lamec traía consigo el estigma y la pesada losa de su padre Caín que había matado a su hermano Abel. Lo sabía perfectamente y en lugar de apesadumbrarse por esa herencia maldita la publicaba y se ufanaba de ser descendiente de ese ancestro que ha pasado a la historia como el primer fratricida del mundo.

Este fue el primer hombre que tuvo dos consortes. Fue el primero en romper con un pacto que Dios había diseñado de esta forma y lo hizo como una manera de expresar su rebelión contra Dios. La vida en pareja se rompió cuando este hombre tomó por mujer no sólo a Ada, sino también a Zila.

Uno de los grandes males que separan a los esposos siempre es la arrogancia, el orgullo y la altivez ya sea del esposo o de la esposa. Ninguna otra actitud puede ser tan dañina como la soberbia porque hace pensar a quien la practica que es merecedor de todo y que todo debe girar entorno suyo.

La lección que Lamec nos deja en cuanto al matrimonio es que la voluntad de Dios nunca ha sido ni será que un hombre tenga dos mujeres porque rompe con su plan divino y que cuando alguien se separa de su esposa para buscar a otra mujer lo único que está haciendo es repetir la misma actitud de Lamec.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: