Amar a Dios

Dice la Biblia en Jueces 5: 31

“…Más los que te aman, sean como el sol cuando sale en su fuerza…”.

Débora y Barac fueron dos jueces de Israel que compusieron un cántico y lo cantaron en tiempos de gran oscuridad espiritual en Israel. Eran tiempos en los que “no había rey en Israel y cada quien hacía lo que bien le parecía” y en consecuencia la anarquía y desorden imperaban en todo el pueblo de Dios.

Amar a Dios se había convertido en una opción no en una determinación. Obedecerlo se había convertido en una mera aspiración no en una santa obligación. Los hebreos instalados en la tierra que fluye leche y miel pronto se habían olvidado de su Dios y su ley y vivían dominados por su propia opinión.

En su composición musical, ambos jueces rematan su canción con un deseo ferviente de que el pueblo de Israel logré entender que solo amando a Dios podrán constituirse en una nación poderosa, una nación que a la luz de su Creador se consolide, luego de quedar asentada en la tierra que Dios le había prometido a Abraham.

La comparación de como serán o como son lo que aman a Dios no puede ser más que perfecta. El sol en su cenit es la expresión más fuerte del poder que la lumbrera mayor alcanza durante el día. Su dominio es absoluto y nadie puede resistirse a su control porque es absoluto y total.

Y los que aman a Dios con todo su corazón pueden “deslumbrar” y pueden ser como el astro rey que alumbra potentemente.

La aspiración que Débora y Barac tenía era que el pueblo de Dios pudiera comprender todas las grandes bondades que trae consigo amar a Dios. Que pudieran entender que al obedecerle las naciones ya no le oprimirían ni sus enemigos volverían a derrotarlos y humillarlos.

El tiempo de los jueces fue un tiempo de luchas y guerras contra sus vecinos en las que las derrotas eran constantes y reiteradas, amar a Dios era la única opción para salir victoriosos frente a pueblos más poderosos. Nuestros enemigos no podrán con nosotros cuando amamos a Dios porque entonces brillamos como el sol en todo su esplendor.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: