Jezabel: La reina del mal

Dice la Biblia en 1ª Reyes 21: 7

7 Y su mujer Jezabel le dijo: ¿Eres tú ahora rey sobre Israel? Levántate, y come y alégrate; yo te daré la viña de Nabot de Jezreel.

Introducción

Ninguna otra mujer como Jezabel personifica el mal. Como ninguna otra, la esposa del rey Acab se esmeró en pervertir a Israel, en convertirlo en un pueblo pagano de manera sistemática y llevarlo a la idolatría con tal determinación que con ella no hubo ni un antes ni un después de una fémina entregada a la maldad.

De tal fuerza fue su virulencia contra el culto verdadero de Dios que muchos siglos después que vivió, en la iglesia de Tiatira del libro de Apocalipsis, fue recordada como símbolo de la las más grave desviación espiritual que la iglesia puede enfrentar al adoptar al mundo en la casa del Señor y llevarlo a la idolatría.

Jezabel será siempre recordada como la reina del mal porque se esforzó como ningún otra en destruir el culto verdadero a Dios para instalar entre los hijos de Israel la adoración a Baal, una de las deidades más pervertidas de los sidonios. Para entender un poco su personalidad debemos saber que fue una mujer inteligente.

Esta afirmación nace del hecho de que a la hora de hacerse de la viña de Nabot fue ella misma quien escribió las cartas. Generalmente los reyes tenían sus escribas, pero ella sabía hacerlo. Además era una mujer muy preocupada por su físico: le gustaba bien vestir y maquillarse.

Jezabel no era cualquier clase de mujer. Era astuta, controladora, manipuladora y sanguinaria que no tenía el menor recato a la hora de deshacerse de los profetas del Señor y ayudar a los sacerdotes de Baal.

I. Promotora del culto a Baal y Asera
A. Su padre tenía el nombre de Baal
B. Era una sidonia
II. Destructora de los profetas del Señor
A. Para socavar la religión hebrea
B. Se tenían que esconder
III. Perseguidora del profeta Elías
A. Por degollar a los profetas de Baal
B. Por oponerse a su marido Acab
IV. Invasora de propiedades
A. Ordenó la muerte de Nabot
B. Se quedó con su propiedad
V. Murió trágicamente
A. Arrojada desde una ventana
B. Atropellada por una caballería
C. Devorada por los perros

I. Promotora del culto a Baal y Asera

El matrimonio entre ella y Acab fue el resultado de la búsqueda de aliados del reino del norte. Ambas naciones: Israel y Sidón querían unir sus fuerzas para enfrentar enemigos comunes como Asiria o como el propio reino de Judá y por eso Acab y Jezabel se casaron. Fue un matrimonio de conveniencia.

Ella nació y creció en el palacio del rey de Sidón llamado Etbaal y desde entonces su destino quedó marcado como una ferviente adoradora y promotora de Baal, deidad sidonia a la que se le rendía culto porque le atribuían poderes extraordinario. Así como Asera a la que adoraban para hacer producir la tierra. Era una especie de diosa de la fertilidad.

A. Su padre tenía nombre de Baal

Su papá se llamaba Etbaal, según leemos en 1 de Reyes 16:31. Su padre era una especie de rey-sacerdote de Baal. En aquellos tiempos era común que el rey era el principal impulsor de la religión de los pueblos. En este caso era quien promovía la adoración a Baal. El nombre de Etbaal significa baal está vivo.

Resulta más que obvio que su hija Jezabel creció en ese ambiente y al ver a su padre totalmente entregado a la religión de esa deidad, ella se convirtió en una incansable promotora de la prácticas paganas que vio en su hogar durante su niñez y juventud y que desplegó durante su acompañamiento con el rey Acab.

B. Era sidonia

Los historiadores coinciden en señalar que Jezabel pertenecía al pueblo de Sidón, una nación pagana localizada al norte de Israel, colindante con el propio pueblo hebreo, practicantes de una religión politeísta centrada en la adoración a Baal, que promovía la prostitución entre sus fieles como una manera de adorarlo.

Los sidonios eran descendientes de Cam, padre de los cananitas, donde aparecieron todas las desviaciones espirituales y morales que hicieron que Dios le prohibiera expresamente a los israelitas relacionarse con ellos. Los historiadores señalan que eran muy promiscuos pues por su religión prostituían a sus hijas y entregaban a sus niños en sacrificio a sus dioses.

II. Destructora de los profetas del Señor

Según nos relata 1º de Reyes 18: 4, a partir de su llegada al reino de Israel, Jezabel se dio a la tarea de matar a los profetas del Señor. Para ella, estos varones representaban un obstáculo en su intención de desarraigar la fe verdadera del pueblo de Israel e instalar entre ellos la adoración de su dios pagano.

A. Para socavar la religión hebrea

La intención de Jezabel era muy clara, quería socavar de sus fundamentos la religión hebrea. Al comenzar a vivir con Acab ella ya tenía muy claro que habría de enfrentarse con todo a los siervos del Señor a fin de menguar poco a poco la adoración al Dios verdadero y finalmente extinguir por completo el estudio de la Torá y en consecuencia la veneración a Dios.

B. Se tenían que esconder

De no haber sido por Abdías, un servidor en la casa real de Acab y Jezabel, que escondió de 50 en 50 a los profetas de Israel y los alimentó con pan y agua, Jezabel hubiera tenido mucho éxito en su intención de exterminar a todo aquel que promoviera la religión verdadera de los israelitas.

III. Perseguidora del profeta Elías

Jezabel no contaba con que Dios levantaría a un gran varón para enfrentarla. Dios levantó en aquellos días al profeta Elías, un hombre completamente entregado a servir al Señor y denunciar el pecado de Acab y Jezabel. Elías fue para ellos, pero principalmente para ella un dique a sus pretensiones.

Elías, el profeta del fuego, el profeta que fue arrebatado para no ver muerte, fue el encargado o enviado por Dios para hacer frente a esta maligna reina que desde el poder imponía su voluntad, hacía y deshacía con la complacencia de su esposo y estaba decida a desaparecer a todo el que se opusiera a su voluntad.

A. Por degollar a los profetas de Baal

El relato del 1º de Reyes 18:20-40 donde Dios respalda a su siervo Elías y hace volver el corazón de los judíos a su Dios, provocó la ira de Jezabel quien supo que el profeta había degollado a 450 profetas de Baal y a partir de ese momento redobló su molestia contra él. En el 1º Reyes 19:2 encontramos a Jezabel amenazándolo de muerte.

El peligro de morir era real y el profeta tuvo que huir y verse obligado a refugiarse primero en Beerseba y luego en el monte de Horeb.

 

B. Por oponerse a su marido Acab

Jezabel detestaba a Elías porque siempre se opuso a su marido. El vidente de Dios nunca estuvo de acuerdo con la conducta no solo de Acab sino también de su esposa y eso la fastidiaba mucho y por eso también lo persiguió.

IV. Invasora de propiedades

La historia que mejor retrata a Jezabel es la apropiación de la viña de Nabot. En esta historia vemos varias características reunidas sobre su personalidad. Dominaba a su esposo, no tenía escrúpulos, se salía con la suya cuando así lo quería y conocía la Torá y la aplicaba a su absoluta conveniencia.

A. Ordenó la muerte de Nabot

Según leemos en 1º de Reyes 21: 5-16 Acab le propuso a Nabot comprarle su viñedo que estaba al lado de la residencia real en Jezreel. Nabot se opuso y eso molestó y entristeció al monarca al grado que dejó de comer. Su esposa le dice que no tiene que estar así que ella lo resolverá y su esposo lo acepta.

Jezabel escribe cartas a los ancianos y principales de Israel donde denuncia una supuesta blasfemia de Nabot, compra testigos que lo acusan y finalmente es dilapidado públicamente sin el menor rubor de ella.

B. Se queda con la propiedad

Con la muerte de Nabot, sus propiedades fueron confiscadas y de esa manera se hace de la propiedad de Nabot pasó a ser propiedad de Acab en uno de las más grandes injusticias que se registraron en el reino de Israel.

V. Murió trágicamente

Una vida así no podía quedar impune. La muerte de esta mujer fue horrible y espantosa. Según leemos en 2º de Reyes 9:30-37.

A. Arrojada desde una ventana

Dos eunucos que la cuidaban en la residencia real la traicionaron y la arrojaron desde una ventana. Ellos lo hicieron cuando supieron que Jehú había sido elegido como rey.

B. Atropellada por una caballería

Los caballos pasaron sobre ella, dejándola completamente como una masa amorfa.

C. Devorada por los perros

En esa condición fue presa fácil de los perros quienes comieron de sus carnes como había profetizado Elías sobre ella. 1º de Reyes 21:23.

Conclusión:

El libro de Apocalipsis 2:20 la recuerda como símbolo del mal y el ejemplo de una mujer que desvía a los hijos de Dios hacía la idolatría y el adulterio espiritual.

Todas las imágenes utilizadas en esta entrada fueron tomadas del libro El bien y el mal de Michael Pearl.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: