El opositor

Dice la Biblia en 2ª de Tesalonicences 2: 4

“el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto…”.

Me gusta la versión de este texto en la Traducción al lenguaje actual que dice: “Ese hombre está en contra de Dios y de todo lo que está dedicado a Dios” porque precisa bien la naturaleza del hombre de pecado, del hijo de perdición que ha de anteceder al regreso de Cristo.

De acuerdo al apóstol Pablo antes de que Cristo vuelva aparecerá un hombre que será un feroz opositor a Dios y todo aquello que guarda relación con el Señor. No será un ateo porque no negará al Señor sino más bien una persona dedicada a confrontarse con el Creador y todo aquello que está dedicado al servicio de Dios.

No será un hombre común porque desde ahora ya hay gente que se opone a Dios y actúa contra su pueblo, sino que la particularidad de este personaje radicará esencialmente en dirigir todo su maligno esfuerzo en combatir a Dios. Será un gran apostata que desatará una guerra contra el Señor. Una guerra que por supuesto perderá.

Esta guerra alcanzará el templo del Señor en Jerusalén. La historia nos enseña que desde siempre Sion ha sido objeto de conflagraciones bélicas, pero con este gran opositor el nivel subirá grandemente.

La mención de este personaje en la Escritura es para prevenirnos que siempre habrá enemigos de Dios. Hombres y mujeres que se confrontarán con el Creador pensando ilusamente que podrán derrotarle o que podrán mantenerse en esa perdida y equivocada meta.

Pablo quiso que la cristiandad conociera a cabalidad los pormenores de la segunda visita a la tierra del Señor. No vendrá sin que antes aparezca este personaje cuya derrota está ya anticipada porque nadie que se ha opuesto a Dios ha salido bien librado. Todos los enemigos de Dios son consumidos como se consumía la grasa de los carneros.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: