La palabra de Dios prevalecerá

Dice la Biblia en Salmos 119:126

“Tiempo es de actuar, oh Jehová, porque han invalidado tu ley.”

La Ley del Señor fue establecida para obedecerse. No fue dada a Israel para teorizar sobre ella o para solamente leerla, estudiarla o meditarla. De ninguna manera. Los mandamientos de Dios fueron dados al hombre para que los cumpliera y por medio de ellos viviera en la tierra que Dios le había dado por heredad.

Cuando el pueblo de Israel invalidaba o dejaba de lado las enseñanzas que había recibido abría hacia su interior un gran vacío que generalmente se llenaba con falsos dioses, con conductas propias de pueblos y naciones que desconocían al Dios verdadero y eso los llevaba a la destrucción.

Por eso el salmista le pide al Señor que actúe o que se manifieste contra aquellos que han dejado de lado su palabra. Y lo hace porque alguien que ha considera sin valor la Escritura se encuentra en una grave situación espiritual porque al ignorar voluntariamente la Biblia está entregándose a la oscuridad.

La palabra de Dios es luz y cuando la rechazamos lo único que estamos haciendo es adentrarnos a las tinieblas que sólo traen destrucción, maldad y muerte a la vida de quienes toman esa temeraria determinación.

Ante ello, el salmista le ruega a Dios que actúe. Que su gloria presencia se haga presente y haga algo con los malvados que pensando que les irá muy bien al abandonar los estatutos del Señor le han dado la espalda abiertamente a la voluntad de Dios contenida en la Escritura.

La intención del salmista es que la gente se vuelva de nueva cuenta a la palabra de Dios. Que la gente pueda entender que la Biblia nunca dejará de cumplirse, a pesar de quienes la ponen en duda o creen que ha dejado de tener actualidad. Los que la invalidan pueden estar seguros que su oposición a ella jamás podrá derrotar la verdad contenidas en sus páginas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: