Astutos como serpientes

Dice la Biblia en Mateo 10: 16

“He aquí yo os envío como a ovejas en medio de lobos; sed prudentes como serpientes, y sencillos como palomas.”

 

La predicación del evangelio entre los incrédulos Jesús la comparó así: Como una oveja en medio de lobos. Con esas palabras Cristo advertía a sus seguidores que la labor de convencimiento no esta exenta de riesgos y peligros y por eso les pide que asuman una actitud de alerta y cuidado.

 

Jesús le pide a sus seguidores que tengan prudencia, astucia y atención como las serpientes que son de los animales con una tremenda capacidad de analizar a sus enemigos para derrotarlos, pero junto con esa actitud sean sencillos, humildes e inofensivos como las palomas.

 

Al demandarles actuar de esta manera, Cristo les estaba enseñando que la evangelización o la proclamación de la palabra, por más sencilla que parezca se debe hacer poniendo todo nuestra atención o toda nuestra inteligencia ante los enemigos que se levantan y se levantarán. 

 

Compartir las buenas nuevas debe ser una de las acciones en las que la prudencia y la sapiencia se apliquen permanentemente con el fin de enfrentar a los opositores y a todos aquellos que rechazan no solo el mensaje de salvación, sino la proclamación misma de ese mensaje.

 

Cristo desea que los discípulos estén muy atentos a la hora de proclamar el evangelio y usen de su inteligencia para hacerlo, pero sepan combinar esa inteligencia con la sencillez o humildad de una paloma. El justo equilibrio para que nadie se llene de soberbia, pero también para que nadie se sienta pisoteado.

 

Aunque las palabras de “sed astutos como serpientes y mansos como palomas” fue dicho en el marco de la evangelización, bien se pueden aplicar a muchas y diversas áreas del quehacer cristiano. 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: