Exaltación a Dios entre su pueblo

Dice la Biblia en Salmos 22:22

“Anunciaré tu nombre a mis hermanos; en medio de la congregación te alabaré.”

El pueblo de Israel tenía convocatorias recurrentes para que se reunieran con la finalidad de alabarle unidos. Las grandes fiestas solemnes como Pascua, Tabernáculos, Pentecostés y otras más eran reuniones programadas por Dios para que su pueblo se uniera como una sola alma para exaltarlo, agradecerle o bendecirlo.

Dios diseñó estas dinámicas para congregar a su pueblo y hacerles ver que su identidad estaba estrechamente ligada y su comunión era tan importante como la adoración que le rendían de manera personal. Queda fuera de toda duda el profundo interés que tenía y tiene Dios de ver a su pueblo reunido.

Congregar, reunir, juntar y poner en un solo lugar a su pueblo ha sido y es una de las particularidades que tiene el Señor con la finalidad de recordarles que el compromiso que se tiene no solo es con el Señor sino con la comunidad de creyentes que han decidido seguirlo en cualquier lugar y en cualquier tiempo.

La adoración a Dios entre muchos cobra relevancia porque nos ayuda a entender que siempre ha habido y siempre habrá un pueblo que invoque el nombre de Dios, que siempre encontraremos hombres y mujeres con un corazón agradecido a Dios que reconocen la participación de Dios en sus vidas.

El salmista estaba ansioso de participar en estas santas convocaciones y hacerlo activamente. Él quería estar allí para anunciar a sus hermanos el nombre bendito de Dios y también para alabarle en medio de la congregación, como una manera de recordarse que siempre habrá una razón para estar juntos.

La razón principal por la que se nos convoca una y otra vez a reunirnos con el pueblo de Dios es porque en el cielo habrá una reunión de millones que proclamarán que Jesús es Señor. Ese día toda lengua confesará que Jesucristo es el Señor. Las reuniones que hacemos en la tierra son una especie de ensayo para encontrarnos un día con el Creador.

Todos, a una voz y concentrados rendiremos honor al que lo merece para siempre.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: