Qué decir ante la persecución

Dice la Biblia en Mateo 10: 19

“…en aquella hora os será dado lo que habéis de hablar.”

La persecución religiosa nos deja perplejos a todos. En realidad no sabemos que decir ante esta clase de arbitrariedades que dañan a los creyentes gravemente porque los ponen en una posición de abandono y peligro no solo de su patrimonio, sino de su vida misma, junto con la de su familia.

Jesús les anunció a sus seguidores que serían perseguidos. El libro de los Hechos y la vida del apóstol Pablo son testimonios claros de esta verdad. El mismo Pablo escribió que todos los que quieran vivir de manera piadosa también sufrirán persecución porque la fe no es de todos y habrá y hay personas que se oponen vivamente al evangelio.

La historia de la iglesia cristiana desde sus albores está plagada de testimonios e historias de hombres y mujeres que sufrieron por su fe no sólo el destierro sino también la muerte como testifica el propio Esteban, primer mártir del cristianismo y quien fue lapidado por reiterar la divinidad de Cristo.

Esteban es quizá uno de los más grandes ejemplos del cumplimiento de la promesa que Cristo hizo a sus seguidores al decirles que a la hora de ser perseguidos no deberían preocuparse por lo que habrían de decir. Esteban habló ante sus opositores con tal sabiduría que no podían resistirlo o debatirlo.

En medio de la más cruenta batalla espiritual que se libra cuando somos perseguidos, el Señor nos alienta con estas palabras. Qué habremos de decir ante la más grande de las injusticias, ser perseguido por hacer el bien, será lo que Dios ponga en nuestra boca y sin duda será una defensa inatacable.

Dios nos proveerá las expresiones necesarias para hacer frente a quienes nos condenan por proclamar que Jesucristo es el Señor. Pondrá en nosotros tales palabras que nadie podrá hacer frente a nuestros argumentos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: