La brevedad de la existencia nos obliga a vivir con alegría

Dice la Biblia en Salmos 90: 15-17

15 Alégranos conforme a los días que nos afligiste, Y los años en que vimos el mal.  16 Aparezca en tus siervos tu obra, Y tu gloria sobre sus hijos.  17 Sea la luz de Jehová nuestro Dios sobre nosotros, Y la obra de nuestras manos confirma sobre nosotros; Sí, la obra de nuestras manos confirma.

Introducción

Moisés le pide a Dios que alegría por todos los día de aflicción. Moisés quiere hacer un trueque con el Señor. Todos los días de sufrimiento por causa del pecado, la obstinación y la maldad del corazón del pueblo de Israel, quiere que Dios se los regrese con alegría en su corazón. Es una especie de compensación o una devolución.

Pero también le pide que puedan verlo nuevamente obrar poderosamente en su vida y sobre todo en la vida de sus hijos. El salmista quiere que la presencia de Dios se manifiesta y la puedan ver no solo ellos, sino su familia completa para que puedan experimentar temor y reverencia al Creador.

Moisés fue muy enfático con Dios cuando se dirigió a él para pedirle con intensidad que la afirmara la obra de sus manos. Lo que le pide es que sus esfuerzos prosperen, es decir que lo que haga: su labor, su trabajo pueda tener la trascendencia después de su vida. Que al salir de este mundo lo que haya hecho sea recordada.

A. Alegría por aflicción

La palabra “alegría” que usa en el verso 15 el salmista procede de la raíz “samach” que se traduce como hacer feliz, traer alegría, regocijar y llevar gozo. Y eso justamente lo que Moisés le pide al Señor: que lo alegre a manera de compensación por los días de aflicción y los años que vio el mal.

La expresión “aflicción”, en algunos texto se traduce como “opresión” procede de la raíz “anah”. Esta expresión es la que se ocupa en Génesis 15:13 para referirse a los 400 años de esclavitud de los israelitas en Egipto, muy probablemente lo que Moisés quiere canjear con el Señor que por cierto fue durísimo.

Moisés quiere que Dios los alegre de acuerdo al tiempo en que vieron el mal. Esta es una expresión muy fuerte porque la palabra mal se origina de la expresión hebrea “ra-ah” de donde se origina la palabra malvados u obradores de mal. Los judíos vieron de frente y han visto a hombres muy malvados y sanguinarios.

El salmista quiere que Dios le prodigue alegría para olvidar y hacer a un lado todo el tiempo que vieron el mal o que estuvieron expuestos a la más terribles obras de los malvados y perversos.

Tiene razón Moisés en esta intensa petición porque la única manera de superar la aflicción y la lucha contra el mal es con alegría.

B. Su presencia entre sus hijos

La oración sacerdotal de los judíos en Números 6: 24-26 dice así:

Jehová te bendiga y te guarde; Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti tu rostro, y ponga en ti paz.”

Esa oración tenía como objetivo central pedirle a Dios su presencia para bendecir todo el quehacer de los hebreos. Para alcanzar objetivo y metas era y es indispensable que Dios acompañe los proyectos.

En su intensa oración Moisés le pide a Dios que su presencia los acompañe durante el trayecto de su vida sobre esta tierra para poder todas sus obras de bondad y poder. El enojo de Dios solo da a conocer su dureza y su fastidio. Moisés quiere que Dios no muestre más ese lado, sino el lado de su bondad.

Moisés quiere que los israelitas compartan con sus hijos la presencia de Dios y disfruten todas sus bondades para poder hacer la transición de la fe de una generación a otra y no quede truncado el conocimiento de Dios.

C. Afirmar sus obras

Moisés termina su suplica delante de Dios pidiéndole que le ayude a trascender su tiempo y pueda lograr dejar una fuerte influencia a sus generaciones posteriores. No quiere que su vida pase sin dejar una huella por lo menos en sus seres queridos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: