Comunidad LGBT ataca a cristianos en Chile

Por Joe Irizarry

En varias ciudades de Chile, se llevó a cabo este fin de semana la “Marcha para Jesús”. Este año, los organizadores incluyeron en los temas la oposición al aborto ya la ideología de género. A diferencia de las ediciones anteriores, el evento en la capital Santiago terminó en violencia.

Un grupo de activistas políticos y de movimientos LGBT atacó a los participantes de la Marcha. Según informaciones de la policía, hubo agresiones con palos y piedras que intentaban impedir que los evangélicos llegar a la Plaza de la Ciudadanía, donde se realizaba un culto de clausura.

La policía fue llamada y, en medio del enfrentamiento, el policía Luis Alberto Rojas Ambiado, resultó herido por una pedrada en la cabeza, siendo trasladado al hospital local. Además de él, dos evangélicos también se lesionaron y necesitaban atención médica de emergencia.

Los vídeos que circulan en las redes sociales muestran que la situación quedó fuera de control. Muchos padres estaban con hijos pequeños. La prensa dio poca atención a lo ocurrido.

En su perfil oficial en Twitter , la Marcha emitió un comunicado en el que anunció que había “muchos hermanos que estaban caminando tranquilamente cuando fueron atacados simplemente haciendo daño.” También exige una respuesta de las autoridades a estos “grupos extremistas”, para que ese tipo de cosas no vuelva a suceder:

Familias con niños fueron atacados de manera salvaje por delincuentes. Espero que el Gobierno condené estos ataques cuanto antes. La Vocera y el Ministro del Interior no pueden guardar silencio #MarchaPorJesus

“ODIO DE LA IZQUIERDA”

De acuerdo a la prensa chilena había alrededor de 150 manifestantes que se llamaban a sí mismos “antifascistas” y afirmaban que había “frases sexistas y homofóbicos” en los miembros de los carteles de marzo. Después de las acciones policiales, que incluyó el uso de bombas de gas lacrimógeno para dispersar a la multitud, 19 activistas fueron arrestados.

José Antonio Kast, un diputado evangélico que estaba presente dijo que “hoy formamos parte de un gran movimiento. La Marcha para Jesús mostró que somos miles de que queremos defender la vida y la familia “. Lamentó el uso de la violencia. “También vimos el odio de la izquierda, que violentamente quería censurarnos. Ellos atacar a familias y niños. Decimos a ellos: vamos a defender nuestras convicciones en todos los espacios, foros y calles.

A pesar del conflicto en Santiago, el pastor Alan Roldán, uno de los promotores nacionales de la Marcha para Jesús, conmemora el hecho de haber logrado reunir a cerca de 500 mil personas en 28 ciudades chilenas.

Los censo de 2017 apunta que los evangélicos son poco menos del 20% (3,5 millones) de la población total, de 18 millones.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: