Flores

Dice la Biblia en Mateo 6:30

“Y si la hierba del campo que hoy es , y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?”

La floristería es una actividad que comenzó hace siglos cuando las personas descubrieron que la belleza de las flores era tal que podían adornar aquellos espacios donde se concentran las personas y además de agradar la vista, generaban un ambiente aromatizado y de tranquilidad sin igual.

Aunque una vez cortadas las flores tienen fecha de caducidad inevitable, el tiempo que adornan bien vale la pena ponerlas en nuestra casa, oficina o iglesia. Aunque duren muy poco su belleza creada por Dios nos expresa claramente la delicadeza del Creador con su creación. Nos dice de su cuidado especial.

Cristo las usó como ejemplo para enseñarnos que si esas plantas recibieron esa belleza sin igual para durar solo un poco de tiempo, cuanto más será el cuidado para sus hijos. Si Dios las engalanó, les dio colores en todas las tonalidades y les dio perfume sin igual, cuanto más no ha de hacer con los seguidores de Jesús.

La promesa que Cristo les dio a sus apóstoles y a nosotros con estas palabras es sencilla: Si él viste a las flores así, también vestirá a quienes confiados en su palabra y poder le siguen. Deben evitar esa preocupación porque de ningún modo él dejará de tener cuidado de nuestras necesidades.

Esta promesa incluye un reproche para los discípulos: Jesús los llama hombres de poca fe. Dudar o desconfiar que Dios se ocupará de nuestras necesidades nos coloca en esa categoría. Dios sabrá arreglárselas para que nosotros contemos con lo necesario y las flores son su mejor argumento.

Los hombres de poca fe se afanan y se preocupan porque no miran a las flores, sino ponen su vista en ellos mismos y sus “grandes necesidades” y Cristo quiere que confiemos siempre en su cuidado y protección.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: