Las calumnias

Dice la Biblia en Mateo 10: 25

“…Si al padre de familia llamaron Beelzebú, ¿cuánto más a los de su casa?”.

Los fariseos, los maestros de la ley y los escribas, junto con los sacerdotes y sumo sacerdote fueron sumamente duros con Jesús. A su predicación, que los exhibía indirectamente y los hacía ver como unos hipócritas y unos orgullosos líderes espirituales, ellos reaccionaron llamándolo o atribuyendo sus milagros al poder del maligno.

A ellos poco les importaba ya caer en la difamación, la calumnia o las injurias con tal de denostar y dañar la imagen del Señor. Sus acusaciones no resistían el mínimo rigor lógico porque se caían fácilmente con solo razonar sobre la indivisibilidad del reino del mal al que ellos inconscientemente estaban entregados.

Cristo aprovecha esta calumnia para recordarle a sus discípulos y siervos que la difamación será una de las marcas que habrán de llevar como parte de salir y compartir el evangelio. Los enemigos de la iglesia y la palabra de Dios recurrirán al fácil recurso de la injuria con tal de atacar al mensajero.

Atacar con mentiras a los mensajeros o a quienes proclaman la verdad del evangelio es uno de los recursos favoritos del diablo porque cuando se habla mal de alguien produce desaliento y desanimo al pensar que están mintiendo abierta y falazmente y faltando completamente a la verdad.

Pero Cristo advirtió que a él lo acusaron falsamente de algo que estaba totalmente lejos de la verdad. Lo acusaron de hacer milagros por obra del maligno. Entonces nosotros no podemos esperar nada diferente porque el discipulado y el servicio a su reino nos coloca en la misma posición que el Maestro y Señor.

Las calumnias, la difamación y la injuria forman parte del paisaje que el discípulo y seguidor de Cristo habrá de enfrentar y lo habrá de hacer con la misma fortaleza y sabiduría que el Señor enfrentó a sus detractores, con paciencia y con entereza sabiendo que tarde o temprano sus mentiras caerían solas una por una.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: