Libres de la violencia

Dice la Biblia en Salmos 119:134

“Líbrame de la violencia de los hombres, y guardaré tus mandamientos.”

La palabra violencia que utiliza este verso procede de la raíz hebrea “osheq” que la mayoría de las versiones traduce como “opresión”. En Eclesiastés 7:7 el sabio Salomón nos explica porque el salmista pide a Dios que lo libre de la violencia de los hombres: “Ciertamente la opresión (osheq), hace entontecer al sabio.”

Esa palabra también se traduce como “calumnia”, “lesión”, “fraude”, “angustia” y “avaricia”. La palabra “osheq” describe, como podemos apreciar, todo aquello que daña a una persona ya no solo en lo físico, sino en lo moral o inmaterial por eso la versión Reina Valera 1960 lo traduce como “violencia”.

El salmista le pide a Dios que lo libre de personas que dirijan contra él toda clase de daño contra su persona. El salmista quiere estar libre de la opresión porque en ese estado se vuelve complejo el estudio de la Escritura y se complica guardar los mandamientos que Dios ha dado.

Para el autor del verso que hoy estudiamos es imperioso tener un entorno lo más pacífico posible para poder dedicarse al estudio y cumplimiento de los preceptos del Señor. Le está pidiendo que le de un entorno libre de personas que le quieran oprimir con calumnias y angustia.

Y tiene toda la razón porque el estudio de la Biblia requiere quietud. Se necesita un ambiente de calma y tranquilidad para bien aprender y para bien comprender lo que Dios demanda para cada uno de sus hijos. Es un hecho que un espíritu intranquilo o un espíritu sin reposo difícilmente podrá acercarse a la palabra de Dios para meditarla.

Salomón comprendía bien está verdad y por eso dice que la opresión o violencia provoca en los sabios torpeza. Y es que es muy difícil concentrarse cuando alrededor de nosotros vivimos el embate de los hombres que buscan perjudicar nuestra vida. Estamos hablando aquí de esa clase de ataques sumamente duros contra nuestra persona.

Solo el Señor nos puede librar de esta clase de problemas y dificultades y lo hace para que nosotros sigamos leyendo, estudiando y guardando sus mandamientos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: