Profetas y apóstoles anunciaron el regreso de Cristo

Dice la Biblia en 2ª Pedro 3: 2

“…que tengáis memoria de las palabras que antes han sido dichas por los santos profetas, y del mandamiento del Señor y Salvador dado por vuestros apóstoles.”

En este texto el apóstol Pedro une las dos perspectivas que tiene tanto el judaísmo como el cristianismo: Cristo vendrá a establecer su reino sobre la tierra. Para los judíos será su primera visita, para los cristianos es el retorno prometido. De paso pone en el mismo tenor y nivel la revelación a los profetas del Antiguo Testamento con la de los apóstoles del Nuevo.

El Nuevo Testamento dice con toda claridad que la iglesia o el tiempo de la salvación de los gentiles fue un misterio para los profetas del Antiguo Testamento. Ellos vieron únicamente el establecimiento del reino de Cristo, pero no tuvieron conocimiento del establecimiento de la iglesia.

Aunque reiteradamente Dios les hizo ver que su salvación alcanzaría a todas las naciones, jamás llegaron siquiera a imaginar la magnitud de esas palabras. Jonás molestó por predicar a los paganos ninivitas es una muestra de lo difícil que les resultaba aceptar que otras naciones aparte de ellos fueran injertados en el pueblo de Dios.

Pedro escribe su segunda carta y allí nivela o agrupa en un solo cuerpo las profecías del Antiguo Testamento sobre el establecimiento del reino de Cristo junto con todos las enseñanzas y escritos de los apóstoles. En ambos anuncios existe una sincronía perfecta. Nada fuera de lugar, todos en un concierto armonioso para decirnos que Cristo vendrá.

Por eso el llamado del discípulo para tener presente tanto a los profetas como a los apóstoles para no olvidar el retorno de Cristo. En cada uno de sus escritos leemos y palpamos la emoción y la seguridad con la que hacían sus predicciones los primeros y como vehemente los segundos aseguraban que el Señor volvería.

La seguridad del establecimiento del reino de Cristo en la tierra no nace, pues, de una emoción o fanatismo, sino de la certeza con la que decenas de escritores de la Escritura lo plasmaron a lo largo de los siglos. El Señor volverá y habrá de juzgar a los vivos y a los muertos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: