Maranata

Dice la Biblia en 2ª de Pedro 3: 3

“…en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias.”

El regreso de Cristo, que para referirse al tiempo en que ocurrirá este ese evento los escritores del Nuevo Testamento utilizan la frase “postreros días”, estará precedido por la aparición de personas que el apóstol Pedro llama “burladores”. La palabra “burladores” solo se usa aquí y en Judas 1: 18 y se traduce en otras versiones como “burlones” y como “engañadores”.

La actitud de estas personas tiene un claro propósito: hacer del regreso de Cristo una doctrina que en lugar de mover a la santidad y la búsqueda de Dios solo provoqué hilaridad, escarnio y risa y en consecuencia quienes creen en ella y la anuncian se vean ante la gente como personas trastornadas.

La vuelta del Señor será utilizada por algunos hombres como escarnio para minarla y para desalentar a quienes la esperan a fin de inmovilizarlos y provocar duda ante una enseñanza que forma parte del corazón de la doctrina cristiana. Cristo vendrá por su iglesia eso es indudable, pero los burladores quieren que la gente deje de anunciarlo.

Pedro ubica a esta clase de personas como falsos maestros que viven de acuerdo a su inclinación maligna o que viven de acuerdo a sus deseos. Son personas completamente apartadas de la verdad divina. Son seres extraviados que engañan y confunden a los creyentes.

Es interesante notar que este verso es exactamente el mismo que Judas utiliza en su carta. Tanto él como el apóstol Pedro combaten un mal que comenzaba a extenderse en la iglesia primitiva: negar el retorno del Señor, como si con ello el evento o el suceso que espera la cristiandad pudiera evitarse.

En realidad su intención de estos falsos maestros era desanimar a todos los hijos de Dios que fincan su esperanza en la vuelta del Señor a la tierra ya que al lograrlo la iglesia comenzaría un proceso de enfriamiento espiritual que tarde o temprano la llevaría a la muerte espiritual.

En la actualidad los falsos maestros continúan con su tarea de desalentar a los seguidores de Cristo que esperan a su Señor, pero son identificables y de inmediato señalados. Ante ellos es más que necesario recordar siempre la frase favorita de Pablo a la hora de hablar del regreso de Cristo: Maranata, que significa el Señor viene.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: