El resentimiento

Dice la Biblia en 2º de Samuel 6: 20

“…¡Cuán honrado ha quedado hoy el rey de Israel, descubriéndose hoy delante de las criadas de sus siervos, como se descubre sin decoro, un cualquiera!.”

Con estas palabras recibió Mical, la primera esposa que estaba enamorada cuando se casó con David luego de la impresionante e inverosímil victoria contra Goliat. Había presenciado el ingreso del arca del pacto a Jerusalén y el rey David había preparado una ceremonia en la que danzó intensamente con júbilo desbordado por ese acontecimiento.

¿Qué lleva a una pareja que comenzó su relación matrimonial enamorados para que en unos cuantos años, la relación se convierta en un intercambio de insultos? El caso de David y Mical nos ayuda a comprender una de las facetas que tiene la relación de pareja que al descuidarse propicia este tipo de escenas.

Mical se casó con David, pero David tuvo que huir a causa Saúl, padre de su mujer, porque lo quería matar. Por alguna razón que se desconoce ella se quedó en Jerusalén. Ni alcanzó a David fuera de dónde estaba. Su hermano Jonatán sabía donde estaba David, pero ella no lo buscó. ¿Amenazas de su padre? O ¿Simple desinterés?

En lo más alto del conflicto entre David y Saúl, ella fue casada de nueva cuenta con un hombre llamado Palti. Ella no se resistió ni se opuso a su padre como ya lo había hecho cuando protegió a David a quien su padre buscó en su misma casa para matarlo. Aceptó casarse con Palti a sabiendas que ella ya estaba casada. ¿Dejó de amar a David?

Cuando David triunfa sobre Saúl una de sus primeras acciones es recuperar a su esposa. Mical tiene que separarse de Palti, quien la llora a mares. Ella es llevada a la casa real de Jerusalén donde recibe trato de esposa, a pesar de todo lo sucedido. David pudo haberla dejado con Palti o exiliado, pero la consideró como su mujer.

Todo estos acontecimientos provocaron en ella una gran amargura y enojo contra David y lo manifestó recriminándole un acto que de ningún modo tuvo como propósito exhibirse desnudo. Pero la amargura así es. La amargura busca cualquier pretexto para herir, para hacer sentir mal.

Mical había llevado a su hogar el veneno del resentimiento. El resentimiento es uno de los grandes enemigos de los matrimonios. Es una pesada losa que impide una relación fluida. El resentimiento se puede presentar en el esposo. No es privativo de las mujeres. Una vez infiltrado en la relación sus efectos son devastadores.

El resentimiento culpa a los demás de todos los males que una persona tiene. El resentimiento ofende, insulta y daña aun a los seres que aprecian o aman a las personas que lo sufren. Su lucha contra él debe ser frontal para evitar que destruya las vidas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: