El llamado de la sabiduría

Dice la Biblia en Proverbios 8: 12

“Yo, la sabiduría, habito con la cordura y hallo la ciencia de los consejos.”

Me gusta como traduce este texto la Traducción al lenguaje actual: “Yo soy la sabiduría,
y mi compañera es la experiencia; siempre pienso antes de actuar” porque nos ayuda a comprender el sentido con el que el proverbista escribió este texto. Su aspiración es que sus lectores deseen, busquen, anhelen y se esfuercen por alcanzar la sabiduría.

Pero no se refiere a la sabiduría como conocimiento intelectual o académico que por supuesto nunca debe desdeñarse, sino se refiere a aquella sabiduría y entendimiento que le permite a una persona tomar la mejor decisión a la hora de enfrentarse a dificultades o problemas de índole personal, familiar, conyugal o de todo tipo.

Esa clase de sabiduría es la que proporciona la Escritura. Saber como conducirse ante eventualidades que exigen buenas determinaciones en las que debe privar el buen juicio y la prudencia es una virtud que nace de la sabiduría proveniente de la palabra de Dios que instruye y enseña a todos.

En la vida diaria es común encontrar personas que a pesar de tener elevados niveles de estudio se comportan como verdaderos ignorantes, pero de igual modo uno encuentra personas sin muchos grados académicos que toman decisiones muy sabias a la hora de presentarse problemas en su vida.

En el libro de Proverbios encontramos personificada la sabiduría. Es decir, habla para llamar a todos a considerarla en su vida. El capítulo ocho de los Proverbios tiene como finalidad llamar la atención de todos sobre la necesidad de conducir su vida bajo los criterios y enseñanzas emanadas de la Escritura.

Salomón dice que la sabiduría habita o vive junto con la cordura. En algunas versiones la cordura se traduce como el buen juicio y en otras como la prudencia. Estas definiciones nos acercan mucho al sentido del texto. La sabiduría es la capacidad de razonar y meditar auxiliados por el buen juicio y la prudencia. La prudencia es la virtud de pensar antes de actuar.

La sabiduría sigue clamando para que nos acerquemos a ella y podamos beber de su conocimiento y como resultado nuestra vida sorteará los diferentes problemas que se presenten ante nosotros.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: