El cabello contado

Dice la Biblia en Mateo 10: 30

“Pues todos vuestros cabellos están contados.”

La cruenta lucha espiritual por anunciar al evangelio que se traduce en persecución por parte de los enemigos de Dios, desalienta, atemoriza y llena de incertidumbre la vida de quienes entregados a la difusión de la palabra de Dios sufren en carne propia la violencia mortal de los opositores a las buenas nuevas.

A ellos, a quienes arriesgan su vida y ponen en peligro su patrimonio y sus bienes, Jesús les dijo que Dios los cuida de tal forma que tiene contado cada uno de sus cabellos. Ningún salmo o promesa de protección en el Antiguo Testamento tiene como base una relevación como esta.

El hecho saber el número de cabellos que cada hijo perseguido por la fe tiene puede tomar en dos sentidos. Literal y figurado. Literal porque para Dios no hay nada imposible y para él por supuesto que no es difícil contabilizar cada uno de los cabellos que cada quien tiene, pero puede ser figurado como una hipérbole o exageración: Dios cuida absolutamente a cada hijo suyo que sufre intolerancia religiosa.

El segundo de los cinco discursos de Jesús que encontramos en el evangelio de Mateo se dirige al trabajo o labor evangelista que han de hacer sus discípulos y justamente en ese apartado encontramos esta promesa de protección y cuidado sobrenatural de Dios.

El Señor no se desentiende de la persecución. La conoce y dejará que suceda siempre lo que en su soberana voluntad es más conveniente. Sus palabras están dirigidas para alentar nuestro corazón cuando todo parece marchar en contra. Cuando los adversarios de la Escritura parecen más poderosos.

Sus seguidores deben estar confiados en que el tiene no solo el control de todo lo que sucede, sino la facultad de cambiar lo que a él le plazca cambiar o determinar lo que él desee determinar para la vida de cada uno de sus servidores. Antes de estas palabras había dicho que él mismo había sufrido antes y sus seguidores no pueden sorprenderse si sufren.

Cada que se me cae un cabello pienso que Dios esta justamente borrando de su lista uno de los que tiene apuntados en su precisa e inequívoca cuenta de cabellos en mi haber.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: