Morena en Oaxaca impulsa agenda LGBT, iglesia evangélica se opone

Por Porfirio Flores 

Al congreso de Oaxaca han llegado tres iniciativas para reformar los artículos 143 y 143 bis del Código Civil del estado, esto para legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Las tres iniciativas fueron presentadas por los legisladores del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Magaly López Domínguez, Noé Doroteo Castillejos e Hilda Graciela Pérez Luis que las presentaron en noviembre y diciembre del 2018.

En el caso de la diputada Hilda Graciela Pérez Luis su iniciativa pretende reformar también el segundo párrafo del articulo 166, los artículos 171, 176, 212, 214, 228, 229, las fracciones I y II del artículo 744, 405, 501 y 1538 y adicionar el tercer párrafo al artículo 39, el párrafo segundo del artículo 136, la fracción III al artículo 137, 137 bis, 1237 ter y 137 quáter, también del Código Civil.

La propuesta legislativa de la diputada tiene como propósito instaurar el reconocimiento de la identidad de género, es decir si una persona desea cambiar en su acta de nacimiento su sexo lo pueda hacer cumpliendo con algunos requisitos, y el caso del articulado que menciona las palabras esposo o esposa reformarlo para quedar simplemente como cónyuges.

En el caso del artículo 744, se eliminaría la palabra ascendientes para utilizar la frase “miembro de la familia” debido a que un matrimonio del mismo sexo no puede procrear y en consecuencia no tienen descendientes y por lo tanto ellos no pueden ser ascendientes.

Las tres iniciativas tienen como coincidencia que buscan la reforma de los artículos 143 y 143 bis del Código Civil de Oaxaca para cambiar las expresiones “un solo hombre y una sola mujer” para quedar simplemente como cónyuges y así abrir paso al reconocimiento legal de los matrimonios del mismo sexo.

Las iniciativas forman parte de la agenda legislativa del Morena a nivel nacional. Lo que hace evidente que no responden a una realidad local, sino a un planteamiento que tiene que ver más con la agenda de grupos muy identificados con el movimiento LGBT que se mueve en México.

Ante esto, la iglesia cristiana evangélica de Oaxaca levanta la voz en un rechazo categórico, porque lejos de ayudar a la familia la daña. El diseño de la familia ha sido desde siempre y seguirá siendo entre un hombre y una mujer. Es la única manera de procrear para perpetuar la especie. Los matrimonios del mismo sexo jamás podrán engendrar.

La comunidad cristiana es y será siempre muy respetuosa de las personas con diferente orientación sexual, pero nunca dejará de señalar que el diseño de Dios es varón y mujer.

Nuestro rechazo a las modificaciones que plantean los diputados morenistas nace debido a que se legisla sobre la familia pensado únicamente en un tipo de familia la de las personas del mismo sexo. ¿Qué hay de las miles de familias oaxaqueñas que no comparten ese modelo? ¿Se les escuchó? ¿Conocieron su posicionamiento al respecto? Por supuesto que no.

Los mexicanos venimos de una tradición autoritaria donde los congresos legislaban “al vapor”, “por consigna”, “en lo oscurito”, “sin consulta”, “con albazos” y en Oaxaca donde el presidente Andrés Manuel López Obrador obtuvo una formidable votación superior al 70 por ciento del electorado, sus diputados parecen no entender el cambio que vive México.

Porque con todo respeto que merecen nuestros legisladores no deben olvidar que llegaron a sus cargos por el activismo del presidente de México. Las cuatro veces que vino a Oaxaca solicitó “voto parejo” y miles de oaxaqueños votaron por un cambio de régimen, pero no para que regresáramos a los tiempos en que se diseñaban leyes a la medida.

Antes de aprobar este tipo de legislaciones, los cristianos evangélicos y la ciudadanía en general deben ser escuchados. Sin tal proceso volveremos a los mismos tiempos en los que muchos de los actuales legisladores se quejaban, la denominada “aplanadora legislativa”.

No deben olvidar que los ciudadanos han aprendido que su voto es valioso y sus acciones presentes serán tomadas en cuenta en las próxima elecciones, muchos de los diputados actuales, sino es que todos, pedirán el sufragio de los electores. Allí nos encontraremos de nueva cuenta. 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: