Uno de cada tres cristianos enfrenta persecución en Asia

Por Harriet Sherwood 

La persecución de los cristianos en China es lo peor que ha pasado durante más de una década, y se espera que este año al menos 50 millones de personas experimenten algún tipo de represión mientras el gobierno refuerza sus controles sobre el culto religioso, según un organismo de monitoreo global.

La represión contra la religión en China es parte de un patrón de aumento de la persecución cristiana en Asia durante los últimos cinco años, dijo Open Doors en su Lista de vigilancia mundial de 2019, que ocupa el puesto 50 países. Uno de cada tres cristianos se enfrenta a altos niveles de persecución en Asia, con la India en primer lugar por primera vez.

Open Doors estima que 245 millones de cristianos en todo el mundo enfrentan altos niveles de persecución este año, en comparación con los 215 millones del año pasado.

La publicación de su tabla de la liga anual se produce tres semanas después de que Jeremy Hunt, el secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, ordenó una revisión global e independiente de la persecución de cristianos de todas las nacionalidades. La revisión hará recomendaciones sobre los pasos prácticos que el gobierno del Reino Unido puede tomar para apoyar a quienes están bajo amenaza.

Corea del Norte encabeza la Lista de Vigilancia Mundial por décimo octavo año consecutivo, con otros 10 países categorizados por tener niveles de persecución “extremos”. Los países que han subido más de 10 lugares en la lista en el último año incluyen China, Argelia, República Centroafricana, Malí y Mauritania.

China ha pasado de no 43 en la lista del año pasado a 27 en 2019. Henrietta Blyth, directora ejecutiva de Open Doors UK e Irlanda, dijo: “En China, nuestras cifras indican que la persecución es lo peor que ha pasado en más de una década, de manera alarmante , algunos líderes de la iglesia dicen que es lo peor desde que terminó la Revolución Cultural en 1976 “.

Se estima que hay entre 93 y 115 millones de protestantes en China y entre 10 y 12 millones de católicos. La mayoría pertenecen a iglesias no registradas. Si la tasa de crecimiento continúa, se espera que China tenga la mayor población cristiana del mundo para el 2030.

En el último año, el gobierno chino ha reforzado su control sobre el culto religioso, cerrando cientos de iglesias no oficiales, deteniendo a pastores y fieles, retirando cruces de edificios, prohibiendo la venta en línea de biblias y aumentando la vigilancia de las congregaciones. El mes pasado, la celebración de la Navidad fue prohibida en algunas escuelas y ciudades.

“Hay una agenda de control muy fuerte combinada con una nueva era de vigilancia digital”, dijo Ronald Boyd-Macmillan, jefe de estrategia e investigación de Open Doors.

Dijo que la persecución estaba siendo impulsada por tres factores: el fuerte liderazgo ideológico del presidente de China, Xi Jinping, la inquietud del gobierno por el crecimiento del cristianismo y el aprovechamiento de la tecnología como herramienta represiva.

En septiembre, el Vaticano firmó un acuerdo provisional con Beijing sobre el nombramiento de obispos católicos, con el objetivo de un acercamiento en las relaciones diplomáticas. Sin embargo, los críticos lo denunciaron como una traición, con el cardenal Joseph Zen, antiguo arzobispo de Hong Kong, diciendo que las consecuencias serían “trágicas y duraderas, no solo para la iglesia en China sino para toda la iglesia porque daña la credibilidad”.

India, la democracia más grande del mundo, alcanzó el décimo lugar en la lista, después de haber sido 28º hace cinco años. Open Doors dijo que el ultranacionalismo estaba detrás del aumento en los ataques violentos de extremistas hindúes contra cristianos e iglesias.

“Es impactante que India, el país que enseñó al mundo el camino de la” no violencia “, se encuentre al lado de Irán en nuestra Lista de Vigilancia Mundial. “Para muchos cristianos en la India, la vida cotidiana ahora está llena de miedo, totalmente diferente a la de hace cuatro o cinco años”, dijo Blyth.

El informe también destaca el aumento de la persecución por género, y dice que las mujeres cristianas están sometidas a violencia sexual, violación y matrimonio forzado en los cinco principales países de la lista.

Hablando antes del lanzamiento del informe el miércoles, Hunt dijo: “La gente de todas las religiones y ninguna debería tener la libertad de creer lo que elija, pero claramente no es el caso en gran parte del mundo … La fe no es una la delincuencia, los creyentes no deben ser tratados como criminales, y el Reino Unido debe luchar para que así sea el caso en todo el mundo “.

Información retomada del diario The Guardian.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: