Bendición a Dios por la conciencia

Dice la Biblia en Salmos 16: 7

“Bendeciré a Jehová que me aconseja; aun en las noches me enseña mi conciencia.”

Me gusta la traducción que la versión Hebreo-Español-Fonética de los Salmos hace de este texto porque lo presenta así: “Bendeciré al Eterno que me ha aconsejado, aun en las noches que mi conciencia me ha reprendido.” El autor del texto que hoy meditamos nos muestra como Dios es un ser que instruye, educa y forma de las mas diversas maneras.

El salmista bendice a Dios, es decir le agradece, lo alaba y exalta porque le ofrece consejos para guiarlo por la senda que necesita caminar. Dios ofrece consejos a todos sus hijos para que ajusten su vida a la voluntad de su Creador. Esa es una verdad que recorre toda la Escritura.

El salmista agrega aquí un elemento muy interesante porque presenta a su conciencia como la gran auxiliar o el gran apoyo para que los consejos de Dios sean atendidos. La conciencia juega un papel muy importante dentro del proceso enseñanza-aprendizaje que Dios diseña para cada hijo suyo.

La conciencia reprende cuando hemos hecho algo indebido, cuando hemos obrado incorrectamente y nos sirve para rectificar nuestra conducta. Justamente allí es donde se libran las grandes batallas entre lo que somos y hacemos. La conciencia esta puesta en nuestro ser para llamarnos la atención. Por eso algunos la llaman la “voz de Dios”.

Para mucha gente es molesta porque se entromete en nuestras acciones. Por eso muchos la detestan y evitan que les corrija. Algunas personas llegan a aborrecerla tanto que terminan cauterizándola, es decir la vuelven completamente insensible y en consecuencia deja de tener relevancia en su vida y pierden completamente la distinción entre bien y mal.

El salmista por el contrario, agradece a Dios porque además de sus consejos le ha dejado la conciencia como el testimonio de su gran interés porque sus hijos se conduzcan por el camino correcto. Alabamos a Dios por que nos aconseja y porque se cerciora que obremos sus consejos a través de nuestra conciencia.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: