Conflictos familiares por el evangelio

Dice la Biblia en Mateo 10: 35

“Porque he venido a poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra.”

Cristo fue muy claro al establecer que el evangelio traería una gran paz y salvación a la vida de los creyentes, pero junto con esas bendiciones en algunos casos traería consigo conflictos familiares por el evangelio. Familias tendrían dificultades por creer en Jesús como el Salvador del mundo.

Cuando uno piensa en este texto uno descubre que los primeros grandes problemas de nuestra fe ocurren justamente en el seno familiar. Uno esperaría que todos nuestros seres queridos puedan entender nuestra fe, pero en algunos casos no solo no lo entenderán sino que nos atacarán por creer en Jesús.

El Señor mismo experimentó ese conflicto. En Juan 7: 1-5 encontramos este relato:

“Después de estas cosas, andaba Jesús en Galilea; pues no quería andar en Judea, porque los judíos procuraban matarle. Estaba cerca la fiesta de los judíos, la de los tabernáculos;y le dijeron sus hermanos: Sal de aquí, y vete a Judea, para que también tus discípulos vean las obras que haces. Porque ninguno que procura darse a conocer hace algo en secreto. Si estas cosas haces, manifiéstate al mundo. Porque ni aun sus hermanos creían en él.”

Aunque después ellos creyeron en Jesús, en un principio no fue así. Qué podemos esperar nosotros entonces. Las dificultades en la casa de los discípulos puede llegar por la oposición de algunos miembros que rechacen el mensaje de las buenas nuevas en sus vidas. Es necesario saberlo y conocerlo para no vernos sorprendidos.

Lo ideal sería que todos los que supieran que hemos creído en el evangelio en nuestro primer entorno se sumarán a nuestra fe, pero no; habremos de encontrar serias resistencias porque no aceptarán a Cristo en sus vidas. Lo rechazarán y nos rechazarán.

Cristo nos advirtió que su aceptación no será por unanimidad, habrá disenso, es decir discusión, enfrentamiento y posiciones en contra ante su presencia, aún de nuestros seres queridos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: