Insiste ante Dios; Él es un Padre bueno

Dice la Biblia en Mateo 7: 7-11

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?

Introducción

La oración fue un tema central de Cristo en todos sus sermones. En el Sermón de la montaña no podría ser distinto. Desde diversos ángulos y con distintos propósitos habló del tema a sus discípulos. Quería y quiere que sus seguidores comprenda la magnitud de la relevancia de platicar con Dios.

La oración requiere perseverancia, constancia e insistencia. Un ejercicio espiritual de esa naturaleza exige disciplina. Cristo le pidió una y otra vez a sus apóstoles que no se cansaran de orar. Que persistieran aún cuando lo que pedían se tardaba o parecía no llegar a sus vidas.

Ni el desanimo, ni la falta de entusiasmo, ni tampoco el desgano debe derrotara la fe de los seguidores de Cristo a la hora de hacer oración. Cristo ha pedido que la oración se haga en secreto para ser recompensada en público. Ha pedido que se use el Padre nuestro como guía para acercarse a Dios.

Y ahora le pide a sus seguidores que persistan, que insistan, que perseveren con todas sus fuerzas a la hora de pedir a Dios a través de la oración. Y lo hace con tres expresiones que tienen el mismo sentido: buscar, pedir y llamar.

Insiste ante Dios; Él es un Padre bueno

I. El Señor es un Padre que atiende la oración persistente
A. Pide para recibir
B. Busca para hallar
C. Llama para que se abra
II. El Señor es un Padre que responde
A. Como los padres que siendo malos dan cosas buenas
B. Porque Él es bueno

Para este tema Jesús requirió de un ejemplo muy sencillo, pero muy esclarecedor. Los padres siendo malos saben dar buenas dádivas a sus hijos. Ningún padre en su sano juicio si su hijo le pide pan le da una piedra o si le pide un pescado le dará una serpiente. Generalmente le dan a sus hijos lo que requieren.

Y si los padres que son malo saben dar buenos regalos a sus hijos, pues es de imaginarnos lo que el Padre bueno le dará a sus hijos. Tenemos un Padre que es bueno y habrá de darnos con mayor razón las cosas buenas que le pidamos. Él espera únicamente que nosotros no desistamos a la hora de pedirle.

El tema de la oración está ligado en esta ocasión sobre la necesidad que los hijos de Dios tenemos de mantener nuestra constancia a la hora de pedirle a Dios lo que necesitamos, sin rendirnos, sin claudicar y sin decaer.

I. El Señor es un padre que atiende la oración persistente

Muchas veces Jesús enseñó a sus discípulos a no desmayar a la hora de hacer oración. La parábola de la viuda y el juez injusto es un claro ejemplo de esa solicitud que Cristo hizo porque él sabe perfectamente que después de días de clamar a su nombre podemos cansarnos y dejar de orar.

A. Pide para recibir

Pedir es la primera característica en la oración. Él sabe que tenemos necesidades, por supuesto, pero también desea que nosotros le presentemos nuestras peticiones. Al hacerlo le estamos expresando nuestra dependencia, le estamos manifestando que le necesitamos en nuestra vida.

Pedir implica siempre humildad. Tiene que ver el reconocimiento de que solo en Él esta fijada nuestra esperanza. Es la actitud de un niño que sabe que su Padre le puede dar lo que él no puede lograr por sí mismo. Es una ausencia total de autosuficiencia y orgullo. Es dejar de sentirnos pudientes y expresarle que somos unos necesitados.

B. Busca para hallar

La segunda característica que Jesús presenta para relacionar la oración y la perseverancia es el verbo buscar. La expresión nos ayuda a entender que tenemos que hacer un esfuerzo, similar al que se hace cuando se busca algo que está perdido. No basta un mínimo esfuerzo se necesita siempre hacer más.

Cristo sabía perfectamente que a la hora de dedicarnos a la oración, requeriríamos siempre tener en cuenta que es un esfuerzo. No es una tarea fácil para obtener lo que le estamos pidiendo a Dios. De ningún modo debemos creer que el ejercicio de la oración es una tarea sin esfuerzo.

C. Llama para que se abra

Quizá el ejemplo más acabado de nuestra desesperación a la hora de orar es justamente este ejemplo. Las casas antiguas no tenían ni timbre ni mecanismos que pudieran hacer que la gente oyera rápidamente cuando una persona llamaba a su casa. Era complicado que alguien escuchara cuando alguien llamaba a la puerta.

Quien tocaba tenía que esforzarse y no desesperarse a la primera. Y justamente así es la oración. Uno no debe cansarse a la primera. Uno debe ser insistente hasta que se abra la puerta.

II. El Señor es un Padre que responde

Para hacer comprensible esta enseñanza, Jesús recurrió a un ejemplo. El ejemplo de los padres terrenales. Los padres tiene la inclinación maligna injertada en su ser, sin embargo son capaces de muchos actos de bondad hacia sus hijos y hacia su familia. Ese contraste Jesús lo utiliza para enseñarnos una verdad sumamente importante.

A. Como los padres que siendo malos dan cosas buenas

Cuando un hijo acude con su papá porque necesita pan, el papá no le da una piedra o cuando le pide un pescado le da una serpiente. Estamos hablando de padres normales que aman y quieren a sus hijos. Ninguno hace esto jamás. Independientemente que con otras personas puede ser muy ruin.

Y ese ejemplo es muy importante porque nos muestra que si aún los padres que son malos saben dar buenos regalos, entonces el Padre celestial lo hará todavía mejor.

B. Porque Él es bueno

Dios es un padre bueno que nunca dejará a sus hijos sin respuestas a sus necesidades. No es que tenga bondad. Él mismo es la bondad y por ello siempre dará a sus hijos lo que le pidan. Pero sobre todo dará a sus hijos que perseveren. Es el padre de las luces en el que no hay cambio. Siempre es igual de bondadoso.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: