La comprensión de la Escritura

Dice la Biblia en Salmos 119: 144

“Justicia eterna son tus testimonios; dame entendimiento, y viviré.”

La versión Hebreo-Español-Fonética de los salmos traduce de esta forma este verso: “La rectitud de Tus preceptos es eterna. Concédeme entendimiento y viviré.”

Muy a propósito el autor de este verso une o hila dos conceptos diametralmente opuestos: 1. La eternidad de la justicia y rectitud de la palabra de Dios y 2. La brevedad de la vida del ser humano sobre la tierra. El antagonismo en ambos conceptos: eternidad y vida del hombre es sumamente interesante.

La Nueva traducción viviente traduce este verso así: “Tus leyes siempre tienen razón;  ayúdame a entenderlas para poder vivir.” Que une la idea de permanencia y eternidad de la palabra de Dios y la brevedad de la vida humana. El salmista está interesado en resaltar la necesidad de atender los principios de la Escritura durante la existencia.

Comprender esta verdad es necesario para ajustar nuestra vida exactamente a las exigencias que Dios ha establecido en su palabra. Son tan seguros e inmutables los mandamientos del Señor que uno puede tener la seguridad que al obedecerlos y ponerlos por obra el ser humano encontrará plena satisfacción.

Por lo que vemos en este texto nos queda claro que la intervención de la razón y el entendimiento en la comprensión de la Biblia es fundamental. La palabra de Dios de ningún modo promueve la ignorancia. Por el contrario demanda y exige de quienes a ella se acercan de rigor mental o dedicación a la hora de estudiarla.

Al acercarnos a la palabra de Dios nos estamos acercando justamente al terreno de la eternidad y exactamente ese campo esta minado a la mente natural. Necesitamos una mente transformada para navegar por la revelación escrita de Dios. De allí la solicitud de entendimiento por parte del salmista.

La mente natural difícilmente podrá sacar provecho a la Escritura porque le será difícil entenderla. Aun al justo se le dificulta su comprensión y por eso demanda de Dios entendimiento. Y lo hace porque sabe que una vez que su mente ha llegado a entender las demandas de Dios, entonces, comenzará la verdadera vida.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: