Los enemigos en casa

Dice la Biblia en Mateo 10: 36 “y los enemigos del hombre serán los de su casa.”

La frase enunciada por Cristo advierte la profunda división que el evangelio puede traer a una casa o a una familia. Pablo escribe que no es de todos la fe que se conjunta muy bien con las palabras del Jesús para saber que en algunos casos, bendito sea Dios que no en todos, pero en algunos sí, la palabra de Dios enfrentará a familiares.

Al dirigir esta advertencia a sus seguidores Cristo quiso y quiere dejar en claro que si bien el evangelio trae consigo bendición y paz a la vida de quienes lo reciben jubilosos, también trae aparejado rechazo y resistencia por parte de personas que se niegan a aceptar las verdades del reino de los cielos y en ocasiones son familiares de los discípulos.

Ese tal vez es uno de los grandes dolores que los seguidores de Cristo han de cargar en su vida: ver que sus seres queridos rechazan una y otra vez el mensaje de salvación y no conformes con eso se convierten en sus perseguidores y acusadores. Ese es un gran pesar para cualquiera.

Cristo dejó en claro que el evangelio es conflicto. Dejó de manifiesto que en algunos casos algunos integrantes de la propia familia del creyente se convertirán en sus enemigos. El creyente encontrará adversarios en su propia casa y deberá tener mucho cuidado de no sucumbir ante las relaciones filiales.

La prueba más grande del discipulado ocurre justamente en la casa cuando el creyente es capaz de sobreponerse al rechazo y odio de quienes no creen en la palabra de Dios con el agravante de que son seres queridos. El verdadero discípulo se ha de sobreponer al rechazo de los hijos, la esposa o esposo, los padres y los hermanos con tal de seguir a Cristo.

Justamente es un gran prueba porque siempre uno espera de la familia amor y comprensión y no odio o desprecio. Pero Cristo dijo que algunos creyentes habrían de experimentar esta clase de dificultades que los harán pasar momentos de tensión, ansiedad y desesperación, pero deberán sobreponerse auxiliados por la gracia de Cristo.

Un comentario en “Los enemigos en casa

  • el 15 febrero, 2020 a las 01:25
    Permalink

    GLORIA A DIOS, QUE BENDICIÓN GOZAR DE LA PAZ DE CRISTO Y EL AMOR DE DIOS, PARA SOBRELLEVAR LOS DESAFUEROS QUE NOS HAN DE VENIR ´POR LA CAUSA DE CRISTO, QUE IMPLICA CAMBIO TOTAL DE UNA TRADICIÓN HUMANA QUE VENIMOS ARRASTRANDO DESDE NUESTROS ANCESTROS. ALELUYA.

    Respuesta

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: