Jesús no tarda

Dice la Biblia en 2ª Pedro 3: 9 “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.”

Para algunos creyentes e incrédulos el regreso de Cristo está muy retrasado o en palabras del apóstol Pedro se ha tardado mucho en volver a la tierra como lo prometió y eso les hace suponer que o su retorno no ocurrirá nunca o bien, que esa doctrina simplemente es una tomadura de pelo.

Me gusta que la Escritura no es negacionista a la hora de enfrentar la realidad. Ni la evade ni tampoco la desmiente. Es una realidad que para los seres humanos contar dos mil años desde que se fue Cristo es demasiado. Para nosotros es mucho tiempo. Eso es cierto. Pero en realidad la razón de esta “tardanza” tiene otro motivo.

Cristo desea, anhela, quiere que todos procedan al arrepentimiento. Es decir, que cambien de mentalidad con respecto a su persona y sus afirmaciones y como consecuencia de ese cambio dejen el estilo de vida pecaminoso y se decida seguirlo haciendo su voluntad y compartiendo su amor.

Pedro nos quiere hacer entender que si bien Cristo no ha retornado, no lo ha hecho por displicencia o porque se ha olvidado de su promesa. Definitivamente esa clase de pensamiento es un absurdo. En realidad Cristo no ha vuelto porque no quiere que nadie perezca. Perecerán a su retorno todos aquellos que no se han arrepentido.

Esa es la verdadera razón de “su retraso”. No quiere que nadie perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. Su ausencia física todavía, es un acto de amor hacia todos aquellos que no han llegado a comprender lo profundo de su amor por la humanidad. Es una expresión de la misma compasión que lo movió cuando estuvo en la tierra.

No ha venido, es cierto, pero vendrá y entonces ya no será como un cordero como la primera vez que arribó a la tierra, sino como el León de Judá para juzgar a los vivos y a los muertos y en ese momento no habrá más oportunidad de arrepentimiento. La gracia habrá terminado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: