Recibamos el regreso de Cristo con santidad y piedad

Dice la Biblia en 2ª de Pedro 3: 11

“Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir!”.

La destrucción de todas las cosas materiales que hoy vemos cuando Cristo regrese a la tierra no debe ser motivo ni de temor ni de miedo, la actitud que quiere el Señor que su pueblo desarrolle es una vida ajustada a la piedad y la santidad que demanda a quienes son sus seguidores.

El regreso de Jesús a este mundo jamás debe ser motivo de inquietud o zozobra. A lo que debe mover es a vivir una vida de conducta intachable, de devoción y sobre todo de hacer el bien porque al final de cuentas eso será lo más valioso que podamos presentar ante su presencia cuando Él llegue.

Las palabras que escribe el apóstol Pedro tienen una doble intención: por una parte nos recuerda que todo lo material que hay en este mundo será deshecho. Mal haríamos, entonces, en dedicar nuestra vida exclusivamente a amontonar bienes materiales y descuidar nuestra alma.

Por otra parte, nos recuerda también que la doctrina del retorno de Cristo nos debe llevar a vivir en santidad y piedad. La santidad es el boleto o el pase de abordar con el Señor porque sin santidad nadie verá al Señor y la piedad es la garantía que hemos de ver su rostro porque los hacedores de maldad serán hechos a un lado.

Pedro alienta a la iglesia a mantener su llamado, a continuar haciendo su labor, pero sobre todo le exhorta a no bajar la guardia en dos temas que de relajarse puede convertir a la iglesia en un lugar que en lugar de esperar anhelante a Cristo, promueva el temor y el miedo por ese evento.

Cristo volverá y todo lo material será deshecho. Vivamos, pues, piadosamente y santamente para encontrarnos con él. Maranata.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: