Buscar el favor de Dios en el tiempo oportuno

Dice la Biblia en Salmos 32: 6

“Por esto orará a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado…”.

El salmista escribe este salmo penitencial para buscar el perdón de Dios. A lo largo de este salmo describe la situación del pecado oculto, sus nefastas consecuencias y la manera o forma en la que se puede atender o confesar para dar paso de nueva cuenta a la dulce comunión con el Señor.

Sobresale a lo largo de todo el salmo la frase “en el tiempo en que puedas ser hallado” porque implica que la oportunidad de encontrar el favor de Dios no es para siempre. Hay un momento adecuado y oportuno para recibir el favor de Dios o recibir su perdón por la infracción a sus santos mandamientos.

Como siempre el tiempo oportuno es hoy. Porque el mañana tal vez no llegue. De allí el llamado para que los santos busquen a Dios antes que llegue su disciplina y la inundación de las muchas aguas lo arrastren de tal manera que no tenga posibilidad alguna de librar la destrucción y calamidad que trae consigo el pecado.

David es el autor de este salmo que nos recuerda que lo más importante que hay en la vida es la comunión con Dios. El pecado nos aleja de ella y ante esa situación uno debe inmediatamente ponerse a cuentas con el Creador para zanjar o recuperar nuestra relación con Él.

Con vehemencia nos llama a no perder el tiempo o no dejar pasar los días, las semanas o hasta los meses ocultándonos del Señor como Adán en el huerto de Edén que se escondió de la presencia de Dios, sino que lleguemos con un corazón contrito y humillado a buscar de nueva cuenta a nuestro Padre celestial.

Dejar pasar el tiempo solo nos conducirá a un rebelión todavía más grande y en consecuencia a una disciplina severa que podemos evitar si hoy alzamos nuestra voz y oramos buscándole sin olvidar que somos santos porque Él ha puesto en nosotros su naturaleza.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: