Todos somos iguales en el reino de los cielos

Dice la Biblia en Mateo 18: 1

“…los discípulos de Jesús vinieron a Jesús diciendo: Quién es el mayor en el reino de los cielos.?

Jesús llamó a doce hombres de lo más común. Pescadores, publicanos, revolucionarios, de todo. Fueron escogidos después de toda una noche de oración. Todos ellos con diferentes preocupaciones e intereses, unidos únicamente por la cultura prevaleciente en esos días cuando Cristo predicó.

En esos tiempos estaba muy marcada la diferencia entre la clase sacerdotal y el pueblo de Israel. Estaba tan marcado que una de las expresiones favoritas de este estrato social con el vulgo era: son unos malditos por ignorar la Escritura. La pregunta de los discípulos era natural. Habían crecido mirando siempre esta división social.

Tenían una profunda duda de cómo sería en el reino de los cielos. Tal vez el Maestro se los había ocultado y allí también habría una sustancial diferencia entre quienes ingresarán a ese lugar del que Cristo estaba encargado de predicar y ellos estaban convidados a compartir entre la gente.

Y justamente fue esa pregunta la que motivo el cuarto discurso de Jesús en el evangelio de Mateo. Jesús necesitaba explicarles a ellos que en el reino de los cielos todos serían iguales. Que allí no habría ni mayores ni menores. Que no habría una élite de hombres y mujeres y un numeroso grupo de personas fuera de esa élite.

La gran referencia para ellos fue que el reino de los cielos no habría de comenzar con el regreso de Cristo, sino más bien el reino de los cielos era ya una realidad que no terminaría hasta el retorno del Señor. Es decir hoy en día en su iglesia, la iglesia de Cristo no debe haber distinciones sociales, raciales o económicas.

En el reino de los cielos nadie es más y nadie es menos porque todos fuimos comprados con la misma sangre de Cristo. Todos somos iguales porque por nadie sufrió más o menos. Todos fuimos redimidos bajo el mismo dolor y sufrimiento de nuestro Señor. Así que la pregunta de quién es el mayor tiene una sola respuesta: nadie.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: