Un llamado a la gratitud jubilosa: Con servicio

Un llamado a la gratitud jubilosa

II. Con servicio de alegría completa

Dice la Biblia en Salmos 100: 2

Servid a Jehová con alegría; Venid ante su presencia con regocijo.

El mundo no nos prepara para servir. El mundo no nos ensaña a servir. Al contrario hace ver como un tonto o un perdedor a quien sirve. Aquí unos ejemplos. En casa con muchos hijos de repente papá y mamá dicen: El que se levante al último recoge la mesa y todos en estampida se levantan de la mesa. El que se queda al final es el más tonto porque recoge.

Y este ejemplo se repite por todos lados. En la escuela, en el trabajo o en cualquier lugar casi siempre el servicio es una carga antes que un privilegio. Servir a los demás es visto como un signo de debilidad más que de fuerza. El servidor enfrenta un mundo hostil que le hace ver como un tonto o un retrasado.

Y justamente este es el habito que Dios demanda de quienes viven agradecidos con él. Dios espera que quienes le siguen le sirvan. O mejor dicho una manera de expresar que estamos agradecidos con Dios es sirviéndole. Es evidente que estoy agradecido con Él cuando le sirvo. Si no le sirvo no estoy agradecido.

La palabra “servir” que el salmo 100 utiliza aquí es muy interesante. Procede de la raíz hebrea “abad”. Etimológicamente se usa para referirse al trabajo. Servir inicialmente entonces quiere decir trabajar. Servir entonces es trabajar. Solo que la palabra “abad” nos lleva a algo que solo trabajar, sino también a trabajar por otro. O trabajar para otro.

En este caso la gratitud con Dios implica trabajar para Él. Por eso en ocasiones la palabra “abad” se traduce como sirviente, criado, esclavo o servidor. Una persona que está agradecida con Dios vive para servirle como un esclavo le serviría a su amo o como un siervo lo haría con su señor.

La gratitud es más que una emoción, es una actitud que demanda esfuerzo a favor de Dios. No es una emoción porque si fuera una emoción cuando no sintamos servir no lo haremos, en cambio cuando es una actitud serviremos a Dios siempre sin importar a quien servimos nos da lo que le pedimos, aunque un siervo sirve sin esperar nada a cambio.

La gratitud a Dios se muestra o se expresa de manera muy sencilla sirviendo, pero cuáles son las implicaciones de servir. Es hacer lo que nos manda, es obedecerle, y sobre todo es destinar nuestro tiempo y nuestra vida misma para servir a los demás. Servir a Dios es servir a nuestro prójimo.

Hacer por los demás siempre es una manifestación de que en realidad estamos sirviendo a Dios, aun cuando muchas veces parece que en realidad sólo estamos haciendo por ellos y no por el Señor.

Servir a Dios es un privilegio no una carga. Por supuesto que tiene sus complicaciones porque requiere constancia, dedicación y empeño. Y a veces muchos no están dispuestos a a servir siempre, sino solo en ocasiones o en momentos, pero el llamado a servir es que sea para siempre.

Y tal vez por esa razón es que el salmista pide que servir a Dios se haga con alegría. La gratitud nos debe llevar a servir a Dios con alegría, es decir contentos, con entusiasmo y con el mejor de los ánimos.

La palabra alegría que usa el texto original es la palabra hebrea “zimja” que quiere decir alegre, contento, feliz, regocijo o gozoso. Es una palabra muy interesante porque hace ver que alegría que es innata en todos los seres humanos juega un papel muy importante porque es una especie de energía.

Y sí servir puede volverse mecánico, algo frío o hasta monótono, pero justamente para evitar esa actitud el servicio se debe acompañar de la alegría. Pero no la alegría efímera que se acaba cuando las cosas “se descomponen”, sino aquella que se mantiene invariable porque no nace de las circunstancias sino de Dios mismo.

Cito aquí a un rabino judío que dice sobre la naturaleza de esta clase de gozo:

La alegría te da el poder, la motivación y la confianza para lograr cosas que de otra forma parecerían demasiado difíciles. La alegría es pura energía… ¡mejor que una barra de cereal!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: