La Luz del Mundo: laicismo a conveniencia

Por Porfirio Flores

El pasado 24 de abril, la Asociación de Profesionistas y Empresarios de México (APEM) organizó en el congreso de Oaxaca el foro “Libertad religiosa – Respeto al Estado Laico” al que invitó a panelistas como Beatriz Pagés Rebollar, Pauline Capdevielle, Rodolfo Casillas Ramírez, Bernardo Barranco y Ariel Corpus Flores, quienes coincidieron que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador está convirtiendo al Estado mexicano en un ente confesional.

Por esos días el presidente se había reunido con Arturo Farela, presidente de la Confraternidad de Iglesias Evangélicas y les había prometido revisar la ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público para analizar la posibilidad de otorgar concesiones de radio y televisión a las iglesias cristianas, promesa que por cierto no se ha concretado.

La Asociación de Profesionistas y Empresarios de México, cuyo capítulo en Oaxaca preside la exdiputada del Panal, Karina Sánchez Ruiz, es una asociación civil que encabeza un prominente miembro de la iglesia La Luz del Mundo (LLM), Rogelio Zamora Barradas, ligado estrechamente a Naasón Joaquín García, autoproclamado apóstol de esa iglesia.

LLM es un fenómeno religioso interesante que nace en México cuya configuración estructural es piramidal y en el vértice más alto se encuentra su apóstol. El primero de ellos fue Eusebio Joaquín González, luego su hijo, Samuel Joaquín Flores y ahora su nieto Naasón Joaquín García. El liderazgo es estrictamente familiar. Nadie que no sea de la familia del fundador puede acceder a gobernarla.

Pero el apóstol de LLM no solo es su dirigente es también el medio para acceder a los favores divinos. Toda su liturgia gira entorno a este personaje que recibe veneración semejante a la que los católicos le profesan al Papa. Una veneración que pervierte gravemente lo estipulado en los diez mandamientos del Éxodo.

Desde hace mucho tiempo la iglesia comenzó su incursión en la política, antes del Partido Encuentro Social, fueron los integrantes de LLM los inmiscuidos y en los últimos años esta determinación se ha acelerado y justamente en el proceso electoral 2015-2016 algunos integrantes de su agrupación se convirtieron en legisladores locales en algunos estados y también federales. El senador Rogelio Israel Zamora es el mejor ejemplo de ello.

En Oaxaca, Karina Sánchez Ruiz, quien hace unos años organizó en la explanada de la Catedral oaxaqueña el evento que denominó “velación del Estado laico”, fue legisladora por el Partido Nueva Alianza. En ese proceso electoral el PRI se alió con el PANAL y la legisladora llegó a su curul por la vía de la representación proporcional.

El discurso del Estado laico ha sido su plataforma política. Una supuesta defensa de la laicidad la ha utilizado para atraer a investigadores y políticos, aunque en realidad a través de ello ha ganado espacios en el servicio público.

Así quedó de manifiesto durante el Foro “Libertad religiosa-Respeto al Estado Laico” en el que acusaron al presidente Andrés Manuel López Obrador de “retroceder” en los avances de la laicidad en México. Beatriz Pagés Llergo llegó incluso a señalar que el mandatario ha desvirtuado el legado de Juárez.

Sin embargo, hace apenas unos días en Acapulco, Guerrero se celebró la cumbre interamericana de la APEM a la que asistieron tanto el apóstol Naasón como el dirigente de APEM, Rogelio Zamora Barradas e incluso pastores de esa Asociación Religiosa en una clara manifestación de sus idénticos fines de participar activamente en la política a través de los partidos políticos, particularmente del PRI y recientemente el PVEM. Sobra decir que el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo presidió la reunión.

La relación entre la APEM y la Luz del Mundo es intrínseca, son inseparables e indivisibles. Si bien la APEM es una asociación civil comparte con esa confesión religiosa la misma sede: Guadalajara, Jalisco y todos los eventos que lleva a cabo siempre aparecen los miembros de esa iglesia. Nadie que no pertenezca a la Luz del Mundo puede integrar la dirigencia de APEM.

Lo ocurrido en el Palacio de Bellas Artes este 15 de mayo deja de manifiesto este simbiosis. La APEM solicita a través del senador Zamora el recinto cultural para un evento en el que se celebraría al dirigente de la iglesia de la Luz del Mundo violando de manera flagrante el Estado laico que dicen defender. Los aprietos del INBA para convencer que el homenaje no ocurrió dice mucho de lo que allí sucedió.

Los anuncios en redes, la convocatoria en espectaculares y los videos difundidos muestran la verdad: la ópera “El guardián del espejo” fue en realidad una celebración dedicada a Naasón Joaquín García, que no tendría nada de malo. Cada año los feligreses de LLM acuden a la Hermosa Provincia como le llaman a su sede principal en Guadalajara, Jalisco a celebrar su cumpleaños. Sólo que ahora lo hicieron en un recinto cultural del Estado mexicano.

La laicidad que pregonan a los cuatro vientos no es tal. Usan bienes del Estado para fines religiosos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: