La derrota del mal

Dice la Biblia en Isaías 11: 9

“No harán mal ni dañarán en todo mi monte santo; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren la mar.”

El mal se acrecienta en estos días por doquier en todo el orbe. De lejos y de cerca escuchamos y conocemos historias que retratan fielmente la exuberancia de la maldad en toda la tierra. Desde oriente hasta el occidente los seres humanos parecemos empeñados en destruirnos a nosotros mismos.

Los gobiernos buscan una solución a la inseguridad, a los actos terroristas y a todo aquello que perturba a sus ciudadanos, pero nada parece funcionar y al voltear a la Escritura descubrimos que los últimos días antes del retorno de Cristo la condición humana en este mundo será verdaderamente crítica.

Y la razón esencial de esta certeza no está en la abrumadora realidad ni en la desesperanza o el pesimismo, sino en lo que establece la Biblia que señala que estos tiempos serán peligrosos porque habrá hombres amadores de los deleites más que de Dios. Una sociedad hedonista marcará el retorno de Cristo.

Cuando Isaías escribe su libro el visualiza el fin de la maldad y le pone fecha. Será cuando el Mesías o el Cristo establezcan su reino sobre la tierra. En ese momento el mal llegará a su fin porque el conocimiento de Dios llenará el mundo. Las personas conocerán a Dios y ese conocimiento cambiará su corazón.

El mal está en el corazón del hombre y allí es justamente donde Dios operará dándole un corazón nuevo a todos los que sean dignos de ingresar al reino de Cristo. Un reino por cierto que ya está en la tierra, pero que Isaías señala que será establecido formalmente sobre la tierra.

El reino de Cristo vendrá a nosotros físicamente. Espiritualmente ya está. Arrepiéntanse porque el reino de los cielos se ha acercado, dijo Cristo cuando comenzó su ministerio terrenal. Pero el profeta nos presenta claramente que ese reino habrá de establecer sobre la tierra.

Seguimos esperando ese reino que habrá de derrotar al mal para siempre y que habrá de rescatar a los piadosos de este mundo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: