Apartado

Dice la Biblia en Romanos 1: 1

“…apartado para el evangelio…”.

Cuando Pablo se presentaba con sus lectores en sus cartas siempre se recordaba y se definía así mismo como alguien que fue “apartado”. La palabra griega que se utiliza para “apartado” es “aphorizó” y tiene una connotación sumamente interesante que nos ayudará mucho a comprender como se auto describía el apóstol.

La palabra “aphorizó” es el resultado de dos vocablos o dos términos. El primero “apo” que se traduce como “separado de” y el segundo “horízo” que se utilizaba en el griego para manifestar la idea de alguien “separado de un límite”. La idea que la expresión manifiesta es la de separación o algo colocado aparte o alguien que se le puso un límite.

Tal vez la mejor forma de entender la expresión es la de la delimitación de una superficie de terreno para un determinado uso. Por ejemplo un campo de aviación tiene un límite donde los aviones pueden despegar o aterrizar. De ningún modo pueden salir de ese ámbito porque sería catastrófico para miles.

Pablo se sentía justamente así alguien que fue apartado o separado de entre de muchos para una misión o un determinado objetivo: anunciar el evangelio de Cristo. El no podía, bajo ninguna razón, salir de ese propósito. No tenía posibilidad alguna como un avión no tiene posibilidad de salirse de las pistas de una aeropuerto y ocupar otras.

Pablo sabía perfectamente que su vida había sido apartada con un fin determinado y era el de anunciar las buenas nuevas de salvación. Ese compromiso era irrenunciable y urgente de tal manera que llegó a decir: “Ay, de mí, si no anunciare el evangelio!”. No tenía otra razón de vivir si no era esa.

De la misma forma que Pablo fue apartado por Cristo, así todos los creyentes fuimos apartados por Dios mismo para cumplir con funciones muy especificas dentro del cuerpo de Cristo.  Dios puso un “límite” para cada una de nuestras vidas y salirnos de allí siempre será una grave equivocación.

Fuimos apartados con una razón. Una vez que hemos descubierto esa razón debemos perseverar en ella con todo nuestro entusiasmo y animo.  

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: