Como en los días de Noé: Una sociedad que se corrompió moralmente

V. Una sociedad que se corrompió moralmente

A. Desafiando a Dios
B. En todos los órdenes
C. Que se parece a nuestro mundo

Dice la Biblia en Génesis 6: 11-13

11 Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia.  12 Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra.  13 Dijo, pues, Dios a Noé: He decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos; y he aquí que yo los destruiré con la tierra. 

Introducción

La última característica que estudiaremos sobre la generación de Noé es la corrupción. Hemos visto a lo largo de todas estas semanas que esas personas 1. Solo vivieron para el placer. 2. Tergiversaron el sentido del matrimonio. 3. Perdieron el sentido común. 4. Fueron una sociedad violenta y hoy estudiaremos que fueron corruptos.

La tierra no solo se llenó de violencia, sino también de corrupción. El autor del Génesis nos dice que la tierra se corrompió delante de Dios, en una clara manifestación de lo que sucedió en esos tiempos. Una sociedad que se ensució, que se manchó haciendo todo lo que Dios detestaba.

Pero no bastó con pervertir o desviarse de lo moralmente correcto, sino que tuvieron también el descaro de desafiar a Dios. Quien mejor sintetiza esta actitud es precisamente Lamec, descendiente directo de Caín, quien fue el primero en tener dos esposas y que en sus palabras encontramos perfectamente abreviado el talante de quienes vivieron en ese tiempo.

Dice Génesis 4: 24 “Si siete veces será vengado Caín, Lamec en verdad setenta veces siete lo será.” En una clara demostración de su irreverencia al Creador.

Pero esa era la forma en que vivían los hombres y mujeres de los tiempos de Noé. Vivían corrompidos. La palabra corrompido procede de la raíz hebrea “sachath” que de acuerdo al rabino Rashí “esta expresión implica la comisión de actos de corrupción sexual y de idolatría lo mismo que en el versos Deuteronomio 4: 16.”

“La palabra “corrupción” implica un grado muy alto de desviación moral, cercano a la destrucción de valores éticos y el sentido racional de la la persona.” La idolatría y la inmoralidad sexual son los actos que las pasiones humanas corrompidas ejercen su atracción sobre el ser humano, señala el comentarista judío Rashí.

La palabra “corrupción” en el Antiguo Testamento no solo se usa para hablar de descomposición moral o espiritual, también se usa en el sentido de ruina, destrucción y descompuesto, estropeado, deteriorado y hasta podrido. La palabra es muy fuerte cuando se utiliza para señalar la condición moral o espiritual de una persona.

A. Desafiando a Dios

El libro de Génesis señala con precisión que toda la tierra se había corrompido “delante Dios” que es una frase que hemos explicado en otras ocasiones porque ante la omnisciencia y omnipresencia de Dios resulta una reiteración. Dios siempre sabe lo que hacen los hombres y de ningún modo ignora sus actos y obras.

Pero al señalar o resaltar que la tierra se había corrompido “delante de Dios”, el autor del Génesis redirecciona nuestra mirada hacia el hombre, es decir, el autor quiere que comprendamos que los contemporáneos de Noé se corrompieron a sabiendas que lo que hacían era equivocado o desagradaba a Dios.

No lo hacían a escondidas ni de manera oculta. Sus desviaciones las hacían conociendo perfectamente que afrentaban u ofendían a Dios. Era un especie de reto al Dios de los cielos. Era como si buscarán hacerle ver que a ellos no les importaba lo que pensara, que ellos estaban decididos a vivir como les placiera.

Los hombres de la generación de Noé se volvieron insolentes, pecaban con descaro y le daban la espalda a Dios con toda desfachatez. Era una sociedad cínica que sabía perfectamente que su conducta se había extraviado absolutamente y en lugar de deponerla se deleitaban haciendo la maldad.

La sociedad prediluviana era desvergonzada. Habían perdido el pudor y no les importaba ya lo que socialmente era correcto. La corrupción moral les había arrebatado el sentido común. Lo correcto ya no existía en sus referentes. Vivían siempre de acuerdo a sus sentidos y nadie podía ponerles freno.

Habían olvidado que la tierra y sus habitantes tienen un dueño como dice el Salmo 24: 1 “De Jehová es la tierra y su plenitud; el mundo y los que en él habitan.” Y se creían dueños de sí mismos y de la creación cuando en realidad son creaturas que dependen absolutamente del dueño del universo, lo acepten o no.

Pero lejos de reconocer esa verdad, estas personas retaron insolentes a Dios, se creyeron independientes y pensaron que podía subsistir sin Dios y Dios les tuvo que mostrar que la vida lejos de Dios no solo se vuelve insustancial, sino terriblemente pecaminosa y termina destruyendo a quien vive a espaldas de su Creador.

B. En todos los órdenes

El libro de Génesis es muy claro a la hora de definir el alcance de la corrupción de los días antes del diluvio. Fue una corrupción general de la que nadie se salvo. La mezcla entre el gen de los hijos de Dios y el gen de las hijas de los hombres dio como resultado una mezcla maligna de personas sin reverencia a Dios.

La frase “porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra” de Génesis 6:12 es inquietante y reveladora porque expresa claramente las condiciones que prevalecían en esos días en la creación. Expone la manera en que todas las creaturas se habían desviado del propósito original con que Dios las había creado.

Cuando la Biblia usa la frase “toda carne” sobre todo en el Pentateuco suele hacerlo para incluir en una misma expresión a hombres y animales ya que tanto uno como otro son seres de carne. Al citarlo así Génesis 6: 12 busca señalar que tanto hombres como animales se había desviado.

La expresión “camino” en este texto tienen la connotación de costumbre o modo usual de proceder, es decir no solo los usos y costumbres de los hombres se pervirtieron, sino incluso el de los animales. La explicación al respecto la tomó del comentario de Rashí que dice lo siguiente:

“La gente de la época solía cruzar a las diferentes especies de animales entre sí. Tal proceder provocó que posteriormente los animales se acostumbrasen ellos mismo a cruzarse entre sí. A pesar de que inicialmente no fue culpa de los animales mismos que las especies se cruzaran entre sí, los animales ya se habían acostumbrado a ello y lo siguieron practicando, incluso sin intervención del hombre.”

“Esta corrupción de los hábitos naturales de las especies violó una de las condiciones esenciales de la Creación, la cual era que cada animal se apegará a su propia especie como se indica en Génesis 1: 24.”

Es un hecho que la corrupción del hombre tiene alcances en todos los ámbitos aunque pareciera que no. La realidad es que la manera en que el hombre se conduce afecta directamente a la creación porque el pecado trastocó de por sí el mundo, y la corrupción lo único que hace es destruirlo.

C. Que se parece a nuestro mundo.

La corrupción moral del hombre actual es parecida a la de los tiempos de Noé. O tal vez un poco más elevada, según podemos comprobar con darle una vista a lo que ocurre a nuestro alrededor.

La corrupción moral del hombre se traduce en la corrupción que vemos en todo el mundo. Sobre todo en el ámbito económico que se traduce o que se manifiesta en todos los órdenes de la vida no solo en países subdesarrollados, sino también en los llamados del primer mundo.

Sin importar condición social o económica la corrupción permea todos lo ámbitos y contagia todas las actividades humanas. En México y América Latina tenemos casos que cimbran a nuestras sociedades. Casos como Odebrecht, solo por citar un caso emblemático no muestra los alcances de la maldad del hombre.

Ni que decir de casos como el “Watergate” que obligó al presidente Nixon a renunciar a la presidencia de los Estados Unidos. Bueno hasta el órgano rector del futbol mundial, FIFA. Los altos funcionarios de la FIFA son acusados de robar millones. Existen 81 casos detectados de lavado de dinero a la fecha.

Ni que decir de la corrupción en la iglesia católica donde cada vez sale más casos de abuso sexual en una institución que debería ser baluarte de la verdad y la santidad.

En síntesis el mundo se corrompió y se acerca a los niveles que tenía durante los tiempos de Noé. Eso nos anuncia el inminente regreso de Cristo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: