Oaxaca dice sí a la vida 

OAXACA, Oax. En un acto sin precedentes evangélicos, católicos, mormones, testigos de Jehová y ciudadanía en general se unieron. La fuente de las ocho regiones, en la zona norte de la capital, congregó a centenares de personas con un sólo propósito: decir no a la despenalización del aborto en Oaxaca. 

Quince minutos antes de las siete de la tarde dio inicio la caminata. Con pancartas en mano, la multitud avanzaba a paso acelerado por calzada Porfirio Díaz, la banda contratada amenizaba el momento. Motociclistas y policía vial resguardaban. 

La instrucción había sido utilizar dos de los tres carriles, recoger basura y mantener la calma ante las posibles provocaciones. Para la prensa el mensaje fue claro, todos eran bienvenidos. 

Para las siete de la tarde entre la concurrencia se dejaba escuchar la exigencia: Sí a la vida, no al aborto. El recorrido fue tomando un ritmo más lento, mientras los transeúntes y automovilistas observaban. Algunos sonaban el claxon en señal de apoyo, otros tomaban fotografías. 

Alrededor de mil 500 personas gritaban: “Oaxaca es provida” al llegar a Héroes de Chapultepec. 

Eran las siete y media y la multitud seguía andando mientras se invitaba a los curiosos peatones a sumares. A la altura del Llano recibieron aplausos y vitoreos. Niños, niñas y adultos alzaban sus voces al unísino, sí a la vida. 

El trayecto continuó rumbo a la calle de los Derechos Humanos, la luz del día iba cediendo ante la noche y las primeras antorchas se encendieron entre los presentes. El bulevard Vasconcelos se abría ante ellos a las ocho más 10, las consignas no cesaban. 

Una iluminada calle los esperaba al final, el escenario estaba dispuesto. Poco a poco fueron concentrándose alrededor. Los voceros de las distintas agrupaciones pronunciarían sus posturas y discursos. 

Al tomar el micrófono, Yolanda Bautista Hernández, partera comunitaria dijo que estaba ahí en representación de las mujeres indígenas que no fueron consultadas, a quienes durante siglos se les ha negado el acceso a atención médica de calidad. 

“No necesitamos el aborto, queremos hospitales, medicinas y médicos”, dijo. 

Mientras José Meléndez, representante de la Sociedad Legal J. Reuben Clarck, señaló que un embarazo involucra a dos personas con cuerpos, cerebros y corazones independientes.

Por su parte, la organización Generación Provida dio un mensaje claro: “Las mujeres jóvenes de Oaxaca no queremos abortar, queremos mejores oportunidades educativas, laborales y servicios de salud eficientes”. Buscan informar correctamente a la sociedad oaxaqueña sobre los verdaderos cambios que habría de aprobarse las leyes que atentan contra la vida y la familia. 

La Ola Celeste fue representada por Ángeles Cruz, quién reiteró el compromiso por seguir defendiendo la vida.

Por otra parte el arzobispo emitió un mensaje en defensa de la vida, así como el Pastor Porfirio Flores, vocero oficial de la Confraternidad de Pastores de la Ciudad y el Estado de Oaxaca (Copaceo) cedió el micrófono a la voz de Paola Flores, quien cerró su mensaje diciendo: “Aquí y ahora estamos defendiendo la vida, anteponiéndola ante cualquier otro interés. Lo hacemos por el mañana que se escribe hoy, para que al irnos de este mundo podamos decir como escribió Amado Nervo ¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!”

Luego todos guardaron silencio, los latidos del corazón de un bebé, acompañados de la oración: “Quien salva una vida salva el mundo entero” cerraron el acto. El festival vino después. 

La vida fue celebrada y defendida. Oaxaca dijo sí a la vida.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: