La Biblia es un libro inspirado por Dios

Dice la Biblia en 2ª Timoteo 3: 16 “Toda Escritura es inspirada por Dios…”.

La Biblia difiere de todos los libros que hay en el mundo por una razón fundamental: es sobrenatural por las más diversas razones. Entre ellas que tiene más de 40 escritores que vivieron en diferentes épocas y lugares. No tiene ninguna contradicción a pesar de lo diverso de sus autores. Se ha sobrepuesto a la destrucción y siempre se ha preservado.

Desde Moisés, autor de los primeros cinco libros conocidos como el Pentateuco hasta el Apocalipsis, último libro escrito por Juan El Evangelista, la Biblia guarda una coherencia narrativa impresionante. El hilo conductor de principio a fin es el plan de salvación de la humanidad por parte de Dios.

Cuando el apóstol Pablo escribe a Timoteo y le dice que la Escritura es inspirada por Dios lo hace para resaltar el origen divino de la palabra de Dios. Esa es la razón por la que ninguno de sus autores erró o se equivocó a la  hora de redactar el mensaje que Dios puso en sus vidas. Eso ha hecho que sea el libro que cada año se continua vendiendo como si recién se hubiera publicado.

Cada palabra, cada historia, cada mandamiento tiene su razón en Dios. Ese solo hecho la hace infalible porque como ella misma dice de sí: Dios no es hombre para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Sus páginas tienen promesas que se cumplirán y eso nos alegra, pero también tiene advertencias que nos deben hacer sensatos.

En el mundo hay millones de libros, pero ninguno con el alcance y poder de la Biblia. Hay mucho libros aleccionadores, otros extraordinariamente bien escritos, pero ninguno de ellos con el inmenso poder de transformar vidas, cambiar el destino de hombres y mujeres y darle sentido a la existencia humana.

La declaración del apóstol Pablo a su discípulo tiene como finalidad garantizar la veracidad de todas las afirmaciones allí contenidas. La seguridad y certeza de confiar en cada una de sus lecciones está fuera de duda. Dios la inspiró. Fue Él quien tuvo la genial idea de dejar plasmado su voluntad y sus designios para sus creaturas.

Al acercarnos a la Biblia en realidad nos estamos acercando al Dios del universo, al Creador de todo y sustentador de todo y todos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: