Oír a Dios da confianza

Dice la Biblia en Proverbios 1: 33 “Mas el que me oyere, habitará confiadamente y vivirá tranquilo, sin temor del mal.”

El capítulo uno del libro de Proverbios es su propia introducción. En los treinta y tres versículo que lo conforman encontramos el propósito por el cual el rey Salomón escribió y recopiló sentencias, dichos, refranes y breves proposiciones de la sabiduría de su pueblo a lo largo de muchos años.

Es a la vez también un profundo y vehemente llamado a hacer un lado la simpleza o insensatez como llama  a la vida alejada de Dios y acercarse con todo el corazón a la fuente de toda sabiduría y conocimiento como es el Señor en quien están escondidos todos los tesoros del conocimiento humano.

En ese capítulo el proverbista resalta una serie de beneficios que trae consigo el temor del Señor, el principal de ellos es la sabiduría, pero también señala una vida confiada y tranquila, sin temor del mal, es decir una existencia sin sobresaltos y sin exabruptos en armonía con uno mismo y con los demás.

La vida del ser humano requiere justamente esa clase de condiciones para desarrollarse no solo en el ámbito espiritual, sino aún en el ámbito material. La paz es el cimiento siempre del progreso individual y colectivo y acercarse a Dios, escucharlo, oírlo y hacerle caso trae justamente esa condición.

Salomón estaba convencido que si sus compatriotas oían a Dios tenían garantizados una serie beneficios para alcanzar los fines básicos de la existencia humana, pero también para lograr la realización de sueños y metas personales que les otorgarían satisfacción personal y descanso emocional.

El ser humano necesita vivir tranquilo para vivir bien y mucho. Salomón sabe que la existencia del mal es real e inevitable por eso asegura categórico que quien escucha a Dios vivirá sin temor al mal. No una vida exenta de la maldad, sino una vida en la que será tanta la confianza en Dios que el mal aunque este presente no ofrecerá ningún miedo o temor.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: