Resultados de vivir una vida piadosa: Descendencia bendecida

Dice la Biblia en Salmos 112: 1-2

Bienaventurado el hombre que teme a Jehová y en sus mandamientos se deleita en gran manera. Su descendencia será poderosa en la tierra; la generación de los rectos será bendita.

Introducción

Un hombre temeroso de Dios o un hombre que se deleita en sus mandamientos es descrito a lo largo de toda la Escritura, pero particularmente el libro de los Salmos señala o apunta la clase de características o requisitos que se necesitan para alcanzar esta condición o estado espiritual.

En los salmos 15 y 24 encontramos esbozados la forma de vida que demanda Dios para obtener el título o el rango de un hombre temeroso de Dios, un hombre justo o un hombre de bien. Por supuesto no son todas, pero su agrupación permite delinear o definir la aspiración que todos debemos tener.

En tanto que los salmos uno y diecinueve, por ejemplo, retratan fielmente las características de la relación de un hombre con la palabra de Dios. Es imposible disasociar a un justo o temeroso de Dios con su la revelación Escrita. Están ligados estrechamente y un varón de Dios no puede subsistir sin estar asido de la palabra de Dios.

Un breve repaso por los salmos arriba mencionados nos permite conocer un poco más de quienes son justo. Por ejemplo un hombre piadoso camina en integridad, hace justicia y habla verdad en su corazón. No calumnia con su lengua, ni hace mal a su prójimo, no pleitea con su vecino, rechaza a los malvados y honra a los temerosos a Jehová.

El hombre de bien es una persona limpia de manos y puro de corazón, que busca siempre las cosas eternas y no se detiene o entretiene con las vanidades de este mundo. Jamás ha jurado con engaño porque se conduce con veracidad en todas sus acciones.

En su relación con la Escritura su determinación para leerla, meditarla y reflexionarla es inflexible. La busca como la miel porque disfruta pasar mucho tiempo en sus páginas. Es una relación tan valiosa que supera en mucho su deseo de buscar oro y plata porque nada puede superar la Biblia para un justo.

Un justo ajusta su vida a las demandas más estrictas de la revelación divina. Somete sus deseos, planes y proyectos al tamiz de la voluntad de Dios. No vive para sí, sino para su Señor. Es un hombre que rinde sus deseos y voluntad a los requerimientos de Dios expresados en la Escritura.

I. Descendencia bendecida

A. Porque será poderosa
B. Porque será bendita

Para los judíos los descendientes son importantes. Bueno para casi toda la humanidad los hijos y su destino son de gran importancia. Muchos padres se esfuerzan en la vida porque desean con toda el alma dejar un legado para sus vástagos que con merecimientos o sin ellos son finalmente los que disfrutan la labor de los padres.

Cuando los hijos reciben herencia de sus padres reciben no solo un beneficio sino un gran compromiso: acrecentar lo recibido que sintetiza el esfuerzo, la dedicación y empeño de lo que hicieron sus padres. Los hijos pueden multiplicar aún más lo que han recibido o lamentablemente acabar con su patrimonio heredado.

Los padres piensan en sus hijos hasta el último minuto de sus vidas. Quieren que les vaya bien. Algunos mueren con preocupación porque creen incierto el futuro de sus descendientes, pero el justo carece de esta preocupación porque puede confiar en que Dios se encargará de los suyos.

La primera bendición de vivir con Dios o de vivir de manera piadosa está relacionada con a familia. Qué será de nuestros hijos cuando ya no estemos en este mundo dependerá directamente de la conducta que hayamos tenido ante Dios. Una vida piadosa, recta y justa garantiza un futuro bueno para ellos.

En el verso dos encontramos por lo menos dos características de lo que ocurrirá con los descendientes del hombre temeroso de Dios, de quien se deleita en gran manera en los mandamientos del Señor, del hombre de bien.

A. Porque será poderosa

En la primera parte del verso dos dice la palabra de Dios “Su descendencia será poderosa en la tierra”, para apuntar que los hijos de un justo tienen garantizada una vida bendecida por el Señor.

La palabra “descendencia” procede de la raíz hebrea “zera” y sirve en el Antiguo Testamento para señalar a los hijos o a los niños, pero también el término se traduce en ocasiones como semilla y hasta semen para destacar la posteridad de las personas justa o injustas.

Por ejemplo en Génesis 1: 11 la encontramos traducida como semilla. Y en Génesis 9: 9 como descendientes.

El justo no debe preocuparse porque sus descendientes serán “poderosos”. Esta palabra hebrea procede de la palabra “gibbor”. Esta palabra es muy rica en su traducción porque se refiere a personas que tienen grandeza a tal grado que son como héroes. Pero también implica a personas destacadas.

La traducción más común de la palabra es para referirse a personas muy fuertes y en consecuencia la palabra se traduce como guerreros, es decir personas que luchan, que no se rinden, sino que siempre pelean contra sus adversarios y en ese sentido son indómitos o indomables.

El justo ya no lo verá, pero sus hijos lucharán, pelearán como guerreros en su vida. Tiene garantizado que sus hijos no se dejarán derrotar por las adversidades, sino que combatirán con ahínco y determinación.

B. Será bendita

El mejor ejemplo de esta expresión la encontramos en el relato del llamamiento de Abraham cuando Dios le pidió que saliera de Ur de los caldeos.

En Génesis 12: 1-3 encontramos el siguiente relato:

Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.2 Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. 3 Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.

Abraham ni siquiera tenía hijos, pero Dios ya le estaba prometiendo lo que sería de su descendencia y de hecho Abraham murió sin siquiera ver lo que habría de venir para sus hijos, pero hoy en día podemos afirmar categóricos que Dios no falló. Los hijos de Abraham son bendecidos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: