Evidencia de la superioridad de Cristo: Es el primogénito de la creación

Dice la Biblia en Colosenses 1: 15-16

Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.

Introducción

La superioridad de Cristo sobre la creación queda de manifiesto en su posición frente a todo lo creado. Pablo quiere que sus lectores comprenda cabalmente la posición del Señor en el orden que el mundo tiene. El apóstol los conduce hasta el momento de la creación misma para explicar lo que sucedió en ese tiempo.

Y parado en ese tiempo dice que Jesús es el primogénito de toda creación. La palabra primogénito en el griego procede de la raíz “prototokos” que se compone de dos términos: 1. Protos primero no en el sentido de lugar sino de posición, es decir, preminente o de gran relevancia o importancia y en ese sentido distinto al segundo o tercero.

Y 2. Tikto, que significa “traer”. Etimológicamente la expresión quiere decir “quien es primero en trae o dar a luz, nacer, producir, engendrar o ceder”. Primogénito en este sentido aplicado a Cristo quiere decir primero en el tiempo. Es menester reconocer que la palabra puede ser utilizada para decir que Cristo fue un ser creado.

Sin embargo esto se aceptaría si el texto solo quedará allí, pero más adelante Pablo dice que Cristo fue el origen, el medio y el fin de toda la creación. Es decir, Cristo comparte con Dios ese mismo atributo, el atributo de Creador. Así como es la imagen del Dios invisible, así mismo es el Creador de todo lo que hay en la tierra y en el cielo, visible e invisible.

Justamente por la expresión “el primogénito de la creación” Pablo escribe y describe y sobre todo explica el significa de que es superior Cristo. Cuando David recuerda el salmo ocho dice que el hombre es superior a los ángeles porque domina la creación, pero Cristo es superior al hombre y superior a la creación.

Cristo es superior a todo porque tiene la preeminencia en la creación, es decir nada de lo creado lo puede igualar. Su posición o rango es más elevado que todo ser viviente.

II. La evidencia de la superioridad de Cristo: Es el primogénito de la creación

A. Porque todo fue creado en Él
B. Porque todo fue creado por medio de Él
C. Porque todo fue creado para Él

A. Porque todo fue creado en Él

Para comprender el sentido de esta expresión es indispensable subrayar la función que tiene la preposición “EN”. Esa preposición tiene dos usos comunes. El primero para indicar lugar.

Decimos por ejemplo: la pelota esta EN el campo. El reloj esta EN la pared. La preposición señala un lugar en especifico. Este es uno de los sentidos en el que se está usando en el texto de la epístola de Colosenses. La creación fue diseñada en un lugar específico: en Cristo. Cristo fue el lugar donde todo lo que ahora vemos llegó a existir.

En su persona la creación alcanzó lo que hoy vemos que es. El primogénito de la creación como le llama Pablo fue el lugar donde se diseñó lo que hoy miramos.

Pero la preposición EN también indica tiempo. Aquí algunos ejemplos: Llego EN enero a México. EN breve lo visitaremos. La creación fue creada en Cristo, es decir, Cristo estuvo presente justo cuando se separaban los cielos de la tierra. Cuando se decidía que el sol reinaría sobre el día y la luna en la noche.

Pablo subraya el carácter eterno de Cristo cuando señala que todo fue creado EN ÉL. Nada de lo que hoy vemos y lo que no vemos hubiera llegado a ser si no fuera por el poder de Cristo. Lo creado en los cielos y en la tierra fue obra en la que Cristo estuvo presente. Nada de lo que se hizo en el principio le es ajeno.

Pablo aprovecha este texto para señalar que fue lo que se creó en Cristo. Señala dos categorías o dos niveles o dos espacios.

1. En el cielo y en la tierra

La creación divina no solo está en el plano terrenal, sino aún en el celestial. Nosotros conocemos más del terrenal porque aquí vivimos, pero según el verso 16 en el cielo también hay creación divina, mucha de la cual nosotros no conocemos.

En los dos planos el terrenal y celestial hay creación divina. Nuestros ojos naturales dominan todo lo que hay a nuestro alrededor en este planeta, pero lo que hay más allá de la bóveda celestial nuestro sentido de la vista no lo alcanza a observar todo, pero aún lo allí existente es obra de Dios, a través de Cristo.

2. Visibles e invisibles

Pablo dice que en el mundo existen seres que podemos ver y otros que definitivamente no podemos ver. Esta categoría o este plano es definitivamente el más complejo porque escapa absolutamente de nuestro sentido de la vista.

A qué se refería el apóstol Pablo con este nivel o forma de creación, es la pregunta obvia y la respuesta parece dárnosla el propio Saulo de Tarso cuando hace un lista de todo lo que podía entrar en esta categoría.

a) Tronos

La palabra tronos es una trasliteracion del griego “trhonos”, que significa sencillamente “silla o asiento” de un señor, por lo que generalmente se refiere al poder real o la realeza. Cualquier clase de poder material o espiritual: el que se ve o el que no se ve, Cristo lo creó.

b) Dominios

En griego la palabra dominio procede de la raíz “kuriotés” y tiene varias traducciones. Se traduce a veces como “autoridad” y otras como “gobierno”. Pablo la utiliza en dos ocasiones: en Efesisos 1: 21 como “autoridad” y en Colosenses 1: 16 como “dominio”. En el mundo hay dos clases de autoridad y gobierno la que vemos y la que no vemos.

c) Principados

La expresión “principados” procede de la raíz griega “arché” que inicialmente significa “origen”, “principio”, pero que también se traduce como “magistratura” o “el primer lugar” por el contexto en que aparece en este pasaje tiene la idea de alguien con poder, como los magistrados que impartían justicia en los tiempos de Roma.

d) Potestades

Una de las expresiones favoritas del apóstol Pablo para hablar del poder. En griego se expresa como “exousia” y se traduce de las más diversas formas desde poder de elección hasta el poder de un gobierno o propiamente un gobierno.

Con estas expresiones Pablo quiere recalcar que nada, absolutamente nada, ha quedado fuera del poder creador de Dios. Si existe fue creado por Dios a través de Cristo. No no existe, su inexistencia se debe al poder de Dios. Todo lo que existe y aún lo que no existe es obra de Dios. Lo que hay en la tierra y en el cielo y lo visible e invisible fue creado por Cristo.

B. Todo fue creado por medio de Él

Pablo resalta que todo fue creado por medio de Cristo. La preposición “por medio” implica o quiere decir que fue creado a través de él.

El pasaje nos lleva irremediablemente a acercarnos tres libros de la Biblia que hablan de lo sucedido en el principio. Génesis 1, Juan 1: 1-5 y Hebreos 1: 1-4. En ellos descubrimos el proceso que Dios siguió para crear todo lo que ahora nuestros ojos ven, y según leemos en Colosenses aún lo que nuestros ojos no ven.

El instrumento que Dios usó para crear todo fue Cristo, según comprendemos con lo que Pablo le escribe a los Colosenses. La pregunta que surge, entonces, es ¿cómo fue que Cristo fue el medio o mecanismo que Dios usó? La respuesta la encontramos en el evangelio de Juan.

Cristo fue y es la palabra o el logos. Cuando Dios habló en realidad su palabra era Cristo y por esa razón es que se dice que todo fue creado por medio de Él. Cristo era y es la palabra de Dios. Cuando Dios decía algo o creaba algo con su palabra, en realidad Cristo era el medio para crear.

Por eso Juan cuando comienza su evangelio declara categórico que en el principio o sea en el origen de todas las cosas Cristo era el verbo o la palabra o el logos (como dice el original griego). Hebreos 1 nos lleva a esa misma verdad. Cristo fue el medio por el cual se creó lo que hoy vemos.

C. Todo fue creado para él

Todo lo que se hizo se hizo para Cristo. La finalidad de la creación fue Cristo. El destino de lo creado fue Jesucristo. El libro de Apocalipsis revela con toda claridad que al final todo le será entregado a Cristo.

El fin de todo lo que se creó será Cristo. El es el dueño legítimo de todo lo que ahora ven nuestros ojos y aún de lo que no ven. La tierra y todo lo que en ella habita tienen un propietario que pronto demandara su propiedad y hará valer su calidad de dueño absoluto de todo.

Esa es la idea que el apóstol Pablo quiere plasmar con lo que dice. Quiere recordarnos que la superioridad de Cristo en la creación lo convierte en su propietario y nadie más que él puede reclamar esa condición.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: