Levantemos nuestra cabeza, el regreso de Cristo es inminente

Dice la Biblia en Lucas 21: 28

“Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca.”

Los acontecimientos de los últimos días serán estremecedores porque expresarán dramáticamente la capacidad que el ser humano tiene para provocar males y dolores a veces sin sentido a su prójimo. El mal se apoderará del mundo de manera trágica y lo hará inhabitable.

El sermón escatológico que Cristo ofreció en los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas donde precisa todo lo que ocurrirá en los últimos días da cuenta de una impresionante cadena de sucesos directamente relacionados con la destrucción, el engaño y la persecución de su pueblo Israel.

Cada vez que leemos esos pasajes nuestro corazón se atrinchera al pensar lo terrible que será el futuro ante al ascenso del mal sobre todo el mundo porque además de esa situación en el orbe ocurrirán cataclismos que harán desfallecer el corazón de todos quienes vivan en esos días.

La recomendación que Cristo da a quienes vivan en esos días es completamente atípica porque en lugar de decirles que confíen que él estará con ellos, les pide que se pongan de pie y levanten su cabeza, es decir que se pongan firme y de ningún modo se entristezcan por lo que ocurran. Al contrario que se dispongan a recibirlo.

Todos los sucesos que menciona en el sermón escatológico son solamente el preludio de la redención de su pueblo y sus hijos. Sí, esos días son complejos y difíciles, pero forman parte de la consumación de la historia de la humanidad, antes de Cristo aparezca para consumar su plan redentor sobre los salvos.

Frente al cumplimiento de las profecías que anteceden a su regreso, en lugar de atemorizarnos o llenarnos de zozobra, la recomendación de Cristo es levantarnos con seguridad y confianza porque el plan redentor para nosotros ha alcanzado su bendito cumplimiento.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: