La grandeza de disciplinar y disciplinarse

Dice la Biblia en Mateo 18: 15-20

15 Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano.16 Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra.  17 Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano. 

18 De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo. 19 Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.  20 Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

Introducción

Cristo quiso que sus seguidores supieran como hacer una exhortación a un hermano que se desviaba del camino del bien, pero a la vez quiso también que ellos mismos aprendieran a recibir una reprimenda o una exhortación para hacerles volver a la senda del Señor a fin de que no se perdieran.

La disciplina forma parte de la vida cristiana. Los errores y las equivocaciones han de ocurrir en la comunidad cristiana y sus integrantes deben ser capaces de sancionarla, pero de igual modo deben ser capaces de recibirla. El orden y el adecuado funcionamiento de la iglesia es un imperativo para todos.

Pero así como todos pueden aplicar la disciplina, todos deben someterse también a ella si han incurrido en una falta. Nadie esta exento de fallar, todos podemos equivocarnos en algún tiempo y por ello debemos estar conscientes que se nos puede llamar la atención y debemos tener la humildad suficiente para recibirla.

Por su puesto que se requiere deponer nuestra actitud altiva y dañina y dar paso a un cambio sustancial en nuestro estilo de vida que afecta a los demás hermanos para evitar la expulsión de la comunidad cristiana como plantea Cristo a sus seguidores que caen en desobediencia.

Cuando los discípulos preguntaron quién sería el mayor entre ellos, Cristo los llevó a reflexionar seriamente sobre el riesgo de conducirse equivocadamente y ser echados de la convivencia cristiana. Con ello les mostró de nueva cuenta que antes de pensar quien sería el más importante mirarán su conducta para permanecer en comunión con los creyentes.

La grandeza de disciplinar y disciplinarse

  1. A través de un procedimiento privado y público
  2. Reconociendo la autoridad
  3. Porque revela la presencia de Cristo

Síntesis

Cristo no quiere que nadie se pierda. Ese es un hecho incuestionable, pero ello no significa entonces que el Señor tolere toda clase de pecados o conductas que nieguen su nombre o ponga en entredicho su plan perfecto de salvación. El profundo amor de Dios manifestado en la parábola de las cien ovejas tiene su límite.

Cristo dejó muy en claro como atender las desviaciones, ofensas y pecados de sus seguidores debido a que entendía muy bien la naturaleza pecaminosa del ser humano y que de pronto habría de manifestarse y por eso dejó instrucciones para utilizarse a la hora de lidiar con esta clase de problemas.

  1. A través de un procedimiento privado y público

El procedimiento es sencillo: si un hermano peca contra otro, es decir lo ofende y lo daña, el deber de la persona ofendida es buscar a quien le hizo el mal. No debe contar a todos lo que le ha ocurrido, sino en privado buscar a su hermano.

Es importante notar que Cristo quiso que antes de hacer publica una desavenencia entre hermanos, se resolviera de manera privada entre ofensor y ofendido antes de hacerlo público. Si ambos llegaban a un arreglo entre ellos el conflicto terminaba, pero en caso contrario había un segundo paso.

Cristo pidió que si el ofensor no se retractaba de su conducta, entonces, podía hacerlo público entre dos o tres hermanos para que juntos fueran y reconvinieran a la persona con conducta dañina, en caso de que se arrepintiera el problema estaba zanjado o solucionado y todo quedaba allí.

Sin embargo, en caso contrario, si no se arrepentía el ofensor, entonces, la iglesia debía de saber el problema y si no se arrepentía debía ser expulsado del seno eclesial. Es interesante notar que la palabra iglesia aparece aquí y en Mateo 16: 18 en este evangelio.

La disciplina debe ejecutarse bajo estos lineamientos. El ofendido y el ofensor deben someterse a este procedimiento para bien de sus almas. Pensar que siempre se estará del lado del ofendido es insano. A veces será el ofensor y en ambos casos debe tomar la actitud adecuada.

2. Reconociendo la autoridad

El verso 18 de Mateo 20 es tal vez el texto con mayores tergiversaciones en la historia de la iglesia. El texto dice así: De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo.

Cristo le esta otorgando autoridad a su iglesia para atar y desatar en la tierra todo lo referente a la disciplina entre los creyentes. El contexto del verso tiene esa connotación y no de otra cosa. Algunos le han atribuido a este texto capacidades “espirituales” más allá de lo físico a este verso, pero en realidad es para disciplinar.

Dios le entregó a la iglesia autoridad para disciplinar todas aquellas conductas que dañan su santidad y es una obligación emplearla a fin de proteger y resguardar el carácter del pueblo de Dios que Pablo dice que es columna y baluarte de la verdad.

3. Porque revela la presencia de Cristo

El verso 20 es uno de nuestros favoritos en el capítulo 18 de Mateo. Dice así: “Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.”

Es una promesa que debemos recordar siempre, sin embargo este texto tiene una aplicación principalmente cuando se disciplina. La disciplina forma parte de la vida cristiana y cuando se ejerce Cristo nos acompaña. No nos deja solos en  medio de esta actividad que a veces es sumamente compleja.

Cristo prometió a sus seguidores que esa labor o en esa actividad de confrontar a quienes ofenden o pecan contra sus hermanos él estará pendiente en todo momento.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: