La Biblia es un libro pedagógico

Dice la Biblia en 2ª Timoteo 3: 16 “Toda Escritura es útil para…instruir en justicia.”

La palabra “instruir” que utiliza el apóstol Pablo en este texto procede de la raíz griega “paideia” que el Nuevo Testamento en ocasiones traduce como “disciplina” o “entrenamiento”. La expresión es utilizada también como educación y formación de las personas en una determinada materia.

El término “paideia” apela a un proceso formativo en las personas, principalmente en los niños a los que se les educa mediante “advertencias”, “reproches” y “castigos” para que logren aprender o cultiven la mente y la moral en sus vidas. En ese sentido la expresión apela a una cronología para aprender.

Pablo dice que la Escritura educa al hombre en una materia que el ser humano ignora, desconoce o de plano le resulta completamente ajena y es justamente la justicia, entendiendo esta expresión como la vida piadosa o la vida espiritual que requiere todo ser humano.

La piedad es un tema que los seres humanos desconocen o ignoran porque crecen bajo el imperio de sus deseos egoístas y su naturaleza caída automáticamente los convierte en enemigos de Dios, pero la Biblia ayuda para ser educado, entrenado y capacitado en una materia de suyo vital porque prepara al individuo para la vida eterna.

Así como es triste ver a una persona ignorante que no sabe leer ni escribir porque no fue educado en esa materia, así o aún más es tristísimo ver como una persona diseñada para ser bondadosa se convierte en un malvado por no acercarse a la palabra de Dios para aprender los mandamientos del Señor.

La Biblia es un libro pedagógico. Enseña, ilustra, forma, da cultura, hace sabio al sencillo y convierte el alma de tal manera que cualquiera que se deja educar por ella será sabio para salvación y todavía tendrá capacidad para razonar otros temas que no necesariamente son espirituales.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: