El estallido social en Chile; ACyM pide oración y empatía

Carta del presidente nacional de la Alianza Cristiana y Misionera de Chile, Felipe Fierro Bastías, sobre la situación en Chile:

Estimados hermanos de la familia aliancista en América, saludos en el Señor para cada uno de ustedes.

Para muchos ha sido una gran sorpresa los acontecimientos que suceden en nuestro país en estos últimos 10 días, de lo cual quiero hacer una breve explicación:

  1. Existe un malestar ciudadano generalizado, que provocó este estallido social, el cual está asociado a muchos casos de corrupción en toda la clase política, en instituciones como militares, carabineros y otros.

Por años se han detectado actos de colusión en precios de medicamentos, alimentos básicos como el pollo, los pañales, papel higiénico y otros. Todo ha quedado en la más completa impunidad ya que el sistema imperante en Chile, protege este tipo de acciones y las manipula políticamente, ya que el mundo de la política se financia desde allí.

Por esta razón muchas leyes siguen solo favoreciendo a un reducido grupo de familias y empresas que son las mismas que se coluden y financian a la política. Por otro lado hay un gran malestar en la ciudadanía por la ganancia desorbitada de los dueños de las AFP y las míseras pensiones que tiene los trabajadores después de sus años de trabajo.

Hay gran malestar por las paupérrimas condiciones de la salud y de la educación. Todo se ha transformado en un negocio, donde solo el que tiene dinero puede alcanzar lo que necesita.

El estallido social no es sobre un tema en particular, es transversal, abarca una diversidad de cosas, tiene que ver con el malestar frente a un sistema inhumano instalado en nuestro país desde hace más de 30 años.

  1. Este malestar ciudadano no tiene banderas políticas. En la marcha del viernes pasado, con cerca de 2 millones de personas en las calles no había una sola bandera de partido político presente.

Esto porque toda la clase política está involucrada, está contaminada. Esto mismo hace bastante más difícil encontrar una solución, a menos que el gobierno actual escuche a la gente y dejando a un lado sus propias creencias, se abra a implementar cambios profundos y no de maquillaje.

La desigualdad y la brecha entre ambos espacios es brutal. No es un tema de la derecha o de la izquierda. Esto no es culpa de este gobierno, sino que de él y de todos los anteriores. Sin embargo, la única forma de salir de esto, es que estos mismos políticos asuman el golpe e implementen los cambios que la ciudadanía espera.

  1. Los actos de violencia que provocaron la quema de estaciones del metro en Santiago, el asalto y robo a supermercados y tiendas en todo el país, aunque está asociado a lo anterior, tiene su conexión con la delincuencia.

No es parte de este movimiento social, es rechazado por la inmensa mayoría de los chilenos. Sin duda que esto es lo que más sale en las noticias, pero no es el tema de fondo.

El gobierno requiere traer paz a la ciudadanía, controlar los actos vandálicos, pero eso va asociado a tratar los temas de fondo, a empezar a efectuar los cambios que la ciudadanía busca, y en eso ha sido demasiado lento, lo que sigue siendo caldo de cultivo para quienes buscan el caos y la violencia, para desde allí construir sus propios castillos.

  1. Ayúdennos a clamar a Dios por Chile. Necesitamos que Dios provea sabiduría a nuestros gobernantes con el fin de ser sabios en manejar esta situación. Necesitamos que Dios obre en los corazones de quienes deben tomar las decisiones y que lo hagan buscando el bien de la mayoría, de los más necesitados.

Necesitamos que la Iglesia sea un ente de paz, de empatía, que esto nos lleve a mirar a los despreciados de nuestra sociedad y no concentrarnos en cuidar y atender solo a los nuestros.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: